Panamá combate el dengue con mosquitos transgénicos

Compartir en mis redes:

Cada año, entre noviembre y diciembre, comienzan a aparecer en diversos países de las regiones tropicales y subtropicales del mundo los primeros casos de dengue. 

Según el documento Dengue y Dengue Severo, publicado en abril de 2013 por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que el número de afectados anualmente por esta enfermedad varía entre los 50 y 100 millones de personas, con un aproximado de medio millón de personas que requieren atención médica por presentar la forma severa de la enfermedad y con una tasa de mortalidad del 2.5%.

 

El dengue es una infección muy extendida por las regiones tropicales y subtropicales del planeta, cuya transmisión en los últimos años ha aumentado significativamente y de manera predominante en zonas urbanas y semiurbanas de las ciudades, convirtiéndose en algunos casos en importantes problemas de salud pública. En la actualidad, de acuerdo con la OMS más de la mitad de la población mundial está en riesgo de contraer la enfermedad.  

La prevención y el control del dengue continúan dependiendo exclusivamente de las medidas eficaces de lucha contra el vector transmisor, el mosquito “patas blancas” Aedes Aegypti. 

 

Entre finales de 2013 y hasta el 30 de enero de 2014, en Panamá se reportaron 13 fallecimientos por dengue.

 

Frente al panorama, el pasado 13 de enero la Comisión de Bioseguridad del Ministerio de Salud (Minsa) de Panamá otorgó al Instituto Conmemorativo Gorgas (ICG) el permiso para utilizar un mosquito transgénico en el combate contra el dengue, cuyo estudio entraba en su segunda etapa.

 

Con esta acción, las autoridades sanitarias de Panamá intentan frenar la epidemia nacional que a finales del año pasado declaran, tras contar para entonces con seis de las trece victimas fatales reportadas. 

 

SaludPanamá.com conversó con el infectólogo Nestor Sosa, director del Instituto Conmemorativo Gorgas, sobre esta importante acción.

 

El mosquito

“El mosquito transgénico es una cepa de Aedes Aegypti, conocida como RIDL, a la que se le ha adicionado material genético. Los genes adicionados producen un efecto en el desarrollo del mosquito y no le permiten llegar al estadío de adulto y por lo tanto, el mosquito muere en estado de larva o pupa. Los genes adicionales son dominantes, lo que significa que con una sola copia de este gen, el mosquito en desarrollo muere”, explica Sosa. 

 

“La idea principal del proyecto es producir y liberar mosquitos machos (que no pican) para que se crucen con las hembras Aedes Aegypti y transmitan a la progenie; es decir, a su descendencia, el material genético letal, y con ello ir poco a poco disminuyendo la población de mosquitos en esa comunidad”, agrega. 

 

El mosquito transgénico es un modelo de tecnología desarrollado en la Universidad de Oxford, en Inglaterra. Actualmente, es propiedad intelectual de la compañía británica Oxitec y se constituye de diez años de estudios, liderados por el Dr. Luc Alphey. 

 

Respecto a los resultados de experiencias previas realizadas en otros países y de pruebas realizadas hasta el momento en Panamá, el director comenta que este tipo de control vectorial se ha empleado en las Islas Caimán y en Brasil. 

 

De acuerdo con Sosa, los resultados preliminares de los estudios realizados en Gran Caimán y en Brasil han sido muy positivos. De hecho, Brasil recientemente construyó un complejo de altas dimensiones para producir mosquitos transgénicos a gran escala. 

 

En el caso de nuestro país, el Instituto Conmemorativo Gorgas ha realizado experimentos en espacios confinados (jaulas) dentro de sus propios laboratorios. El próximo paso es evaluar la eficacia de la tecnología en un área pequeña, en la que haya infestación con Aedes Aegypti nativo. 

 

Pero este tipo de control no es del todo nuevo. Aunque es la primera vez que se aplica para el control del dengue, cabe destacar que desde hace muchos años se emplea en la agricultura el control vectorial de forma similar, como es el caso de la liberación de moscas irradiadas estériles, utilizadas para el control del Gusano Barrenador. 

 

Tras la aprobación otorgada por el Ministerio de Salud de Panamá, el Instituto Conmemorativo Gorgas tiene previsto liberar medio millar de mosquitos transgénicos. De ser positivos obtenidos por el uso de esta biotecnología en el ambiente, las autoridades de salud panameñas contarían con una nueva herramienta para combatir el dengue. Con su utilización esperan disminuir la población de mosquitos hembras transmisores del dengue en el país, resultados que podrán medirse entre seis meses y año después de la liberación. 

 

Los experimentos con el insecto modificado se llevan a cabo a partir del 15 de febrero, tras la liberación de estos en Nuevo Chorrillo, distrito de Arraiján, en la nueva provincia de Panamá Oeste, donde se han registrado el mayor número de casos. 

 

Previamente, el Instituto Conmemorativo Gorgas y el Ministerio de Salud de Panamá  trabajan en la comunidad elegida para la liberación, para obtener el consentimiento de la misma, así como para educar a la población residente del lugar en el empleo de esta nueva modalidad de control de enfermedades. 

 

Por otro lado, la puesta en marcha del proyecto amerita la producción en laboratorio de los mosquitos machos que serían liberados, momento a partir del cual se dará inicio a la vigilancia entomológica en el área intervenidas y zonas cercanas, que sirven de control o comparación. 

 

“El número de casos de dengue este año, en muchos países ha sido alto. Nuestro país no ha escapado a esta epidemia continental. No obstante, la prevalencia del dengue es variable. No es posible aportar una cifra fija, ya que se trata de una enfermedad cuya incidencia varía en la época lluviosa y seca, y cuya frecuencia aumenta en alguno años y disminuye en otros”, indica Sosa. 

 

“El mosquito transgénico es una tecnología nueva y primeramente, no existía en Panamá toda la legislación y procesos para su evaluación. Estos se fueron perfeccionando hasta lo que tenemos hoy en día, con una Comisión Nacional de Bioseguridad y con los requisitos y procesos bien especificados. Asimismo, por tratarse de un organismo genéticamente modificado, se requiere una evaluación cuidadosa y detallada antes de su utilización”, añade.  

 

Finalmente, a juicio del infectólogo es normal el retraso, porque siempre “hay aprehensión y renuencia a la aceptación de nuevas tecnologías en todos los grupos humanos". 

 

La metodología para utilizar mosquitos transgénicos contra el dengue ha sido criticada tiempo atrás. A principios de 2012, la investigadora de la ONG Red del Tercer Mundo (TWN) Chin Li Lim declaró que se corría el riesgo de que la naturaleza se adaptara a esa modificación genética y empeorara la incidencia del dengue. 

 

Por su parte, la institución GeneWatch de Reino Unido también advirtió recientemente, que la liberación de mosquitos transgénicos producidos por Oxitec para liberarse en Panamá conllevaba riesgos, entre estos el que se introduzca en la zona de los mosquitos tigre (Aedes Albopictus), una especie más invasiva, y se produzca un aumento del número de casos de dengue hemorrágico, el cual es potencialmente letal.

 

Sin embargo, el director del ICG enfatiza en que no existen riesgos para la comunidad. “Se trata de una tecnología que ha estado en estudio por muchos años, tanto en el laboratorio como en campo. Los mosquitos liberados son machos y por ende, no pican a los humanos. Los genes que se le adicionan son letales y por ende, no persistirán en la población pues esta muere. Por otro lado, no hay evidencia de que afecte a otras especies ni al medio ambiente. Incluso, esta estrategia es más segura desde el punto de vista ambiental que el rociado indiscriminado de insecticidas”, recalca

Sosa manifestó además que la especie de mosquito que se desea eliminar o reducir ni siquiera es originaria del continente americano. El Aedes Aegypti es originario de África y fue traído a América durante los años de la esclavitud, con la colonización por los españoles. 

 

El director precisa que aunque serán liberados alrededor de 500 mil mosquitos transgénicos, esta medida es un únicamente un paso en la lucha contra el dengue. "Esto es sólo una ayuda. La erradicación de los criaderos es la única solución para la epidemia". 

 

“El mosquito Aedes transmite la Fiebre Amarilla. Se están desarrollando mosquitos transgénicos diferentes para el control de la Malaria y otras plagas que afectan la agricultura y ganadería”, concluye. 

 

El dengue 

El dengue se transmite a través de la picadura de un mosquito de la especie Aedes, infectado por alguno de los cuatro virus del dengue. Los síntomas aparecen entre los tres los 14 días posteriores a la picadura infecciosa. 

 

La enfermedad afecta a lactantes, niños pequeños y adultos. Los síntomas varían, desde una fiebre moderada hasta una fiebre alta incapacitante con cefaleas intensas, dolor retro-obitario, dolor muscular y articular, y exantema. No existen fármacos antivíricos específicos contra el dengue. 

 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, es importante mantener hidratado al paciente que padece dengue. No se recomienda la utilización de ácido acetilsalicílico (por ejemplo aspirina) o antinflamatorios no esteroideos (por ejemplo ibuprofeno).

 

El dengue hemorrágico, que presenta con  fiebre, dolor abdominal, vómitos y hemorragia, es una complicación potencialmente mortal, que afecta principalmente a los niños. 

 

La organización internacional enfatiza en que el diagnóstico temprano y una buena atención clínica a cargo de médicos y enfermeras con experiencia, aumentan la supervivencia de los pacientes.

 

Modificado por última vez elViernes, 04 Abril 2014 17:25
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama
Inicia sesión para enviar comentarios
Compartir en mis redes:

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!