Panamá podría realizar primer trasplante de hígado infantil en 2016


Médicos, técnicos y personal de apoyo, todos panameños, cuentan ya con los conocimientos, la certificación, los ánimos y la voluntad para llevar a cabo el año próximo el primer trasplante de hígado en niños de la República de Panamá.

La posibilidad de realizar en Panamá este tipo de procedimientos, beneficiaría a decenas de niños que se encuentran o en un futuro pueden pasar a formar parte de una lista de espera para trasplante de hígado.

SaludPanama.com tuvo la oportunidad de conversar con el médico cirujano especialista en cirugía de hígado, páncreas y vía biliar Leonardo Santamaría Galeotti, quien lidera el programa que permitirá llevar a cabo tan importante hecho en el istmo centroamericano.

De lograrse la meta, el programa de trasplante de hígado en niños iniciaría aproximadamente cinco años después de haber comenzado el de adultos, que actualmente es únicamente ejecutado por la Caja de Seguro Social en el Complejo Metropolitano Dr. Arnulfo Arias Madrid y que solo contempla trasplantes de donante fallecido (por muerte cerebral).

El programa de niños pretende promover la realización de trasplantes a partir de donante vivo relacionado; es decir, con donaciones provenientes de la madre o del padre del paciente afectado.

“En niños, aunque se puede hacer de donante fallecido, es muy difícil encontrar niños en condición de muerte cerebral para ser donantes, por lo que la opción principal que se está contemplando es la de donante vivo relacionado, que es cuando los padres del niño donan una pequeña porción de su hígado a su niño enfermo”, comenta Santamaría, Coordinador Quirúrgico del Programa de Trasplante de Hígado de la Caja de Seguro Social.

El trasplante
Santamaría explica “que previo al trasplante y de manera totalmente personalizada, se evalúa qué porcentaje de hígado se puede extraer del donante vivo, para dejarle suficiente reserva hepática y no afectar su función, y que ese segmento de hígado sea suficiente para el paciente enfermo”.

En este sentido, es necesario estudiar tanto al donante sano como al receptor, lo cual se hace a través de pruebas volumétricas mediante estudios de imagenología como resonancia magnética y tomografía axial computarizada (CAT). Sin embargo; de acuerdo con el doctor, estos exámenes en niños son más un protocolo a cumplir, ya que la porción que se extrae de un adulto para ser trasplantada en un niño es tan pequeña, que es muy difícil que afecte la función del hígado del donante. De las nueve partes o secciones que conforman el hígado, generalmente son dos las porciones que se trasplantan”.

Respecto a la profilaxia en el trasplante de hígado, el especialista comenta que la misma viene dada precisamente por la realización de un buen estudio volumétrico, que permita saber que se está dejando suficiente reserva de hígado en el donante y que la misma es suficiente para el receptor, considerando que el hígado tiene la posibilidad de regenerarse a nivel celular y alcanzar su tamaño acorde a la edad en un plazo aproximado de seis semanas, además de proveer desde el momento de su implantación la función hepática necesaria en el receptor.

El otro aspecto importante a considerar es la posibilidad de rechazo del órgano. Al igual que en adultos, los niños sometidos a trasplante –de hígado u otro órgano- debe cumplir de por vida con un tratamiento inmunosupresor, necesario para reducir los riesgos de rechazo.

“Los riesgos de rechazo son realmente bajos, siempre que se cumpla con el tratamiento de inmunosupresores y porque en el caso de niños, en el que se usa donante vivo relacionado, siempre se opta porque la donación provenga de los padres y preferiblemente del mismo tipaje de sangre, lo cual reduce significativamente estas posibilidades”, indica.

Hasta este momento, los niños que requieren trasplante de hígado viajan junto a sus padres a Argentina o Colombia, donde son sometidos a este procedimiento, con costos aproximados de entre 85 y 120 mil dólares.

“Tener la posibilidad de que estos procedimientos se lleven a cabo en Panamá, significa un menor costo al quedar por fuera el transporte y hospedaje que el viaje requiere. Asimismo, reduce la carga económica y social que representa para el Estado la atención de estos pequeños pacientes, quienes se enfrentan a largos periodos de hospitalización debido a lo debilitante de la enfermedad”, explica.

Ahora, no todos los niños son candidatos a un trasplante de hígado. Al igual que cuando se trata de otros órganos, el Estado evalúa las condiciones sociales del receptor y las posibilidades de que dicho órgano no se pierda, tras la difícil atención o seguimiento del paciente trasplantado.

“Al menos el 10% de los pacientes que requieren un trasplante, mueren en lista de espera. Por ello, existe un protocolo bastante estricto para determinar qué niño – y adulto- puede ser candidato, con el objetivo de que el órgano a donar sea realmente aprovechado. Por ejemplo, es muy difícil que un niño que vive en zonas de difícil acceso, sin acceso -o limitado- a instalaciones de atención de salud de tercer nivel, entre en una lista de espera para trasplante, porque es posible que presente un rechazo al órgano donado al tener limitada la posibilidad de cumplir adecuadamente con el control que un paciente trasplantado debe tener. Sería perder un órgano y las opciones, lastimosamente, no sobran”, dice.

Lo que hace falta
Ante el cuestionamiento sobre qué se espera para llevar a cabo el primer trasplante, el Dr. Santamaría responde que solo hace falta el compromiso del Estado y de las instituciones de salud privadas, que debe materializarse en la construcción u adecuación de instalaciones hospitalarias debidamente equipadas para llevar a cabo este tipo de procedimientos.

“Actualmente, no contamos con instalaciones que permitan llevar a cabo un procedimiento simultáneo de un donante adulto y un receptor niño. La Caja de Seguro Social solo atiende procedimientos de adultos y el Complejo de Especialidades Pediátricas, solo de niños. Necesitamos contar con mix, instalaciones que nos permitan llevar a cabo ambos procedimientos de manera conjunta”, dice.

“Tampoco contamos con hospitales privados certificados para llevar a cabo estos procedimientos. El único actualmente es el Hospital Nacional y solo para trasplantes de donante fallecido en adulto”, agrega.

De acuerdo con Santamaría, hasta no contar con este aspecto, realizar trasplantes de hígado en niños en Panamá continuará siendo un deseo.

Modificado por última vez elMartes, 17 Noviembre 2015 20:53
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!