Panamá se mece en el columpio del VIH/Sida

Destacado Panamá se mece en el columpio del VIH/Sida

El VIH/Sida (Virus de Inmunodeficiencia Humana/Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) representa hoy un problema de salud pública en todo el mundo. Panamá no escapa de esta realidad. De acuerdo con cifras del Ministerio de Salud (Minsa), 26 mil personas viven con VIH/Sida en Panamá, con dos nuevos casos detectados diariamente, cifras que se documentan desde septiembre de 1984, cuando se registró el primer caso de VIH/Sida en el país. Asimismo, el VIH/Sida representa la sexta causa muerte en el país según datos de la Contraloría General de la República.

Se trata de cifras que reflejan una situación sanitaria importante, pero que se torna alarmante cuando se ve en el contexto universal. Un estudio en julio de 2016 publicado en la Revista The Lancet y que analizó las tendencias de VIH/Sida en el mundo ubicó a Panamá en el segundo lugar a nivel mundial en aumento anual de casos.

En el año 2014, cifras del Minsa indicaron que se detectaron 736 casos, 75% de estos en hombres, y 420 muertes de Sida (enfermedad avanzada). La mayor proporción de estos casos se detectaron en las provincias de Colón, Panamá y comarcas Guna Yala y Ngäbe-Buglé, con tasas sobre cada 100 mil habitantes de 37.8, 24.2, 19.3 y 16.6, respectivamente.

Incidencia y mortalidad
Estas cuatro provincias registraron un descenso en sus tasas de incidencia de 2014 en comparación con las de 2012; sin embargo, registraron un aumento en comparación con las de 2013. En el caso de Colón, la tasa de 2014 (37.8) fue 4% menor a la registrada en 2012 (41.0), pero 11% mayor que la documentada en 2013 (26.1); mientras que para la provincia de Panamá la tasa de 2014 fue 2% menos que la registrada en 2012 (26.2) y 4.2% mayor que la registrada en 2013 (20.3).

En el caso de las comarcas, la situación es la misma. Guna Yala pasó de una tasa de 10.0 en 2012 a 7,4 en 2013 y 19.3 en 2014, mientras que Ngäbe-Buglé registró tasas de 12.0 para 2012, 16.5 para 2013 y 16.6 para 2014.

La cifras del Minsa y la Contraloría General de la República señalan que al 2014, la tasa de mortalidad por VIH/Sida a nivel nacional era de 10.7, lo que quiere decir que entre 10 y 11 personas por cada 100 mil habitantes morían a causa de esta infección.

La provincia de Colon lideró el ranking de tasa de mortalidad por VIH/Sida entonces con 17.6, lo que representa 17 muertes por cada 100 mil habitantes, seguido de las comarcas Guna Yala y Ngäbe-Buglé con 16.8 y 14.5, respectivamente; y por Panamá con 13.0.

Cabe destacar que Veraguas se registró como la provincia de más baja prevalencia y tasa de mortalidad por VIH/Sida. La tasa de incidencia a 2014 era de 2.9 y la de mortalidad fue de 3.3.

Entre 2012 y 2014, las provincias de Colón y de Panamá registraron un descenso en sus tasas de mortalidad, pasando de 25.0 a 17.6 y de 15.4 a 13.0, respectivamente; mientras que las comarcas Guna Yala y Ngäbe-Buglé documentaron aumentos significativos, pasando de 7.5 a 16.8 y de 8.2 a 14.5, respectivamente.

n e﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽

Aunque las cifras de VIH/Sida en el país siguen en aumento, las mismas han presentado también episodios de desaceleración en ese promedio o tendencia de crecimiento de incidencia y de mortalidad, excepto en las zonas indígenas en donde el aumento no ha tenido freno. Las políticas de Estado, la concienciación de la población y otros factores de riesgos parecen mostrar que en materia de VIH/Sida Panamá avanza y retrocede, va para adelante y para atrás, como quien se mece en un columpio.

“Estos indicadores demuestran sin duda alguna que se trata de un problema mundial de salud pública, que también afecta de manera importante a Panamá, por lo que es necesario aumentar los esfuerzos en todos los niveles de la sociedad para disminuir el impacto de la enfermedad”. Así lo expresó la Dra. Elda Velarde, Directora de Asuntos Sanitarios Indígenas del Minsa, en entrevista exclusiva concedida a SaludPanama.com, previa a la presentación de algunos resultados en el “Primer Foro de Abordaje Intercultural VIH/Sida en poblaciones indígenas de Panamá”, realizado el pasado 25 de noviembre en Ciudad del Saber.

Es importante destacar que VIH es la infección por el virus de inmunodeficiencia humana y el Sida es cuando un paciente infectado con VIH, tiene niveles de linfocitos CD4 menores a 200.

Prevalencia en HSH y Trans
Los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres (HSH) y los denominados Trans (transgéneros, travestis y transexuales ) constituyen dos de los subgrupos del patrón epidemiológico del VIH/Sida que registran la más alta prevalencia, según un informe publicado por el Programa Conjunto de las Naciones Unidad sobre VIH/Sida (Onusida) y el Comité de Conmemoración del Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia (Idaho, por sus siglas en inglés), el pasado 17 de mayo.

El documento señala que la prevalencia de VIH en adultos en Latinoamérica es de 0.4%; sin embargo, los números se elevan considerablemente en esta población específica. Panamá lideró la lista de los países con mayor predominio de la enfermedad en población Trans y HSH con 37,6 y 19.8, respectivamente, seguida por Argentina, con 33.5 (Trans) y 10.5 (HSH) y Brasil con 33.1 (Trans) y 10.5 (HSH).

El crecimiento de esta prevalencia se deja notar. En 2002, el Minsa y el Instituto Conmemorativo Gorgas (ICGES), con el apoyo del CDC de Estados Unidos, realizaron el primer estudio de prevalencia de VIH/Sida en hombres que tienen sexo con hombres. Con una muestra que abarcaba únicamente los hombres de la ciudad capital, registrados ante la Asociación de Hombres y Mujeres Nuevos de Panamá, los resultados arrojaron una prevalencia de 10.5%. Un año después, en 2003, las cifras que manejaba el Ministerio de Salud de Panamá daban cuenta de una prevalencia de VIH/Sida en HSH de 10,6%, que subió a 17% para 2008, a 19% para 2015 y que actualmente se ubica alrededor del 23%.

Para Ricardo Beteta, presidente de la Asociación de Hombres y Mujeres Nuevos de Panamá, la gestión del Minsa en la prevención, diagnóstico y tratamiento del VIH/Sida en la población LGBT ha sido “deficiente, negligente e inclusiva discriminatoria. Por años, el Minsa ha estado trabajando en el tema de la transmisión del VIH/Sida materno-infantil, pero no en otras áreas como el de la comunidad LGBT, que más bien ha estado caracterizado por el estigma y discriminación y mucha homofobia. La respuesta en materia de prevención está bien liderada por nuestra organización, apoyado por otras organizaciones desde el extranjero, entre estos por el Fondo Mundial LGBT, ubicado en ginebra, Suiza”.

Según Beteta, las autoridades hacen ver que la prevalencia de VIH/Sida en la comunidad LGBT no es tan relevante en comparación con la prevalencia en la población heterosexual; sin embargo, debe considerarse alarmante si se analiza que el mismo equivale al 23% del total de la población infectada en el país. “De cada cuatro hombres, uno es portador del VIH. Esto es muy alto y requiere de acciones contundentes”, precisa.

Poblaciones indígenas, de los más golpeados
Las tendencias de VIH/Sida han disminuido a nivel nacional desde el año 2000, por múltiples factores que incluyen mejor capacidad de diagnóstico, disponibilidad de tratamiento antirretroviral (triple terapia), más conocimiento en la sociedad sobre la enfermedad y más investigación local en el tema. Sin embargo, son las poblaciones indígenas las que presentan cifras de casos en permanente crecimiento. ¿Por qué las cifras en las comarcas indígenas no reflejan los mismos resultados que en el resto del país?, ¿cuáles son los factores que hoy afectan a estas cifras en las comarcas?

De acuerdo con la Dra. Elda Velarde, Directora de Asuntos Sanitarios Indígenas del Minsa, el tema del VIH/Sida en poblaciones indígenas, las dificultades para visualizar el impacto de la epidemia en los pueblos originarios de Panamá y la carencia de políticas públicas dirigidas específicamente a esta población se confabulan para provocar una parálisis que tiene saldos de sufrimiento y muerte.

Los pueblos indígenas -entre estos los de Panamá- como habitantes de áreas alejadas e inaccesibles, impiden visualizar a sus pobladores como sujetos que ya están siendo afectados por la epidemia. En ocasiones, las formas de invisibilidad pasan por no entender la especificidad de la condición indígena, como una condición irreductible a la clase, a la ruralidad o al estatus migratorio. La realidad es que los pueblos indígenas de Panamá son contemporáneos de los procesos globales actuales y la epidemia del VIH/Sida no es la excepción.

“Muchos se mueven de manera temporal, cíclica o permanente a zonas cercanas o lejanas, urbanas o rurales, para sobrevivir a las condiciones de pobreza y de exclusión que les han sido impuestas. En esos procesos migratorios, interactúan con otras personas, indígenas o no, trabajan, mantienen relaciones sexuales con personas de su mismo sexo y de otro. A veces, en esas condiciones, regresan también a sus zonas alejadas de residencia a morir de VIH/Sida”, dice Velarde.

Según la Directora de Asuntos Sanitarios Indígenas del Minsa señala que existen múltiples factores que influyen en la situación del VIH/Sida en las comarcas panameñas: diferencias culturales (agentes externos visitan la comunidad), difícil acceso a servicios de salud (distancias, montañas), disponibilidad de pruebas diagnósticas (no es posible realizar pruebas de VIH en todos las instalaciones de salud), sistemas de información y estadísticas (mejores sistemas informáticos y estadísticas de salud), entre otros.

En 2014, se detectaron 32 casos nuevos de VIH/Sida en la Comarca Ngäbe-Buglé y 7 en la Comarca Guna Yala. Proporcionalmente, estas cifras equivalen a 17 casos por cada 100,000 personas con VIH/Sida en la comarca Ngäbe y a 20 casos por cada 100,000 personas en la comarca Guna Yala.

También existe una hipótesis que cuestiona si ¿son los indígenas una causa del VIH/Sida en la ciudad? Frente a esto, Velarde comenta que pudiera pensarse en que es al revés o que se trate más bien de un círculo, ya que al haber mejores de condiciones de trabajo en las ciudades, se promueve la movilización de indígenas a estas, lo cual a su vez puede movilizar el VIH de las ciudades a las comarcas, tras el retorno de los indígenas a las mismas.

Acciones
En la lucha contra el VIH/Sida, Panamá lleva a cabo acciones dirigidas a disminuir el impacto de esta enfermedad en las personas ya contagiadas, así como promover la prevención de contagio.

Estas acciones se constituyen de múltiples actividades incluyen mejoramiento de sistemas de diagnósticos, mejor acceso a medicamentos antiretrovirales y mejores y efectivas campañas educativas.

Algunos ejemplos específicos de estas acciones, de acuerdo con Velarde, son el mejoramiento del acceso a terapias antiretrovirales en las comarcas Ngäbe-Buglé y Guna Yaya a través de clínicas y el mejoramiento del sistema de recolección de datos a través del sistema de información de salud (SIS – SEIS).

Desde el año 2000, los pacientes afectados por VIH/Sida reciben a través de la Caja de Seguro Social, tratamiento de triple terapia.

Modificado por última vez elDomingo, 27 Noviembre 2016 19:47
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!