Panameños pierden audición por ruido


Un total de 1 millón 221 mil 999 vehículos circulan a lo largo del país, según el listado de autos inscritos en la Dirección Nacional del Registro Único de Vehículos Motorizados (RUVM) de la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), al cierre de noviembre de 2017. El 75.7% de este total nacional, corresponde a las provincias de Panamá y Panamá Oeste, con un total de 925 mil 143 vehículos.

Ahora, imagine que sale de su casa y este casi millón de autos está tocando la bocina ¿No le parece atormentante? Ahora, imagine que va a cruzar la calle y además de escuchar el pito del auto que le pasa por al lado, escucha el “martillar” de la perforadora o “rechinar” de la grúa que es operada en la construcción que está frente a usted. ¿Aún no le parece atormentante? Puede que sí pero es seguro que no piensa en más nada que lo molesto que puede ser ese ruido. Hoy queremos decirle que cada vez son más los panameños que pierden su audición debido al ruido citadino.

"El ruido en Panamá se encuentra en niveles similares a los de grandes ciudades como New York, alcanzando los mismos niveles elevados en varios lugares de la ciudad en horas pico. Estos niveles afectan nuestra convivencia e interacción comunicativa, producen estrés y desórdenes de atención. Adicionalmente, ocasiona daños irreparables a la audición; así como en otros sistemas tales como el endócrino, cardiovascular, neuropsicológicos (alteraciones del sueño)", expresa la fonoaudióloga Analida Pitty Ceballos.

“En nuestra sociedad moderna, la exposición a ruidos intensos se hace cada vez más frecuente. Esta exposición constante lleva a un deterioro progresivo de la función auditiva. El área del oído que se afecta por el ruido es el oído interno, específicamente la cóclea, donde las células encargadas de la audición, conocidas como células ciliadas internas, se lesionan e inclusive mueren por la exposición a ruido. Esta lesión celular puede ser reversible con tratamiento oportuno, la muerte celular no es reversible”, explica, por su parte, el médico especialista en otorrinolaringología Germán Conte.

Tipos de ruido
De acuerdo con Conte, existen dos modalidades de exposición a ruido que llevan a pérdida auditiva: la exposición a ruidos de intensidad moderada de forma frecuente o constante por un período prolongado y la exposición puntual a un ruido muy fuerte.

Según el otorrinolaringólogo, el trauma acústico -que es la exposición a un ruido muy fuerte de corta duración-, produce una pérdida auditiva inmediata asociada a un tinitus intenso (zumbido en el oído), que suele revertir de forma espontánea o con tratamiento médico en unas horas.Un ejemplo de este tipo de exposición es la que se produce por estar al lado de la bocina en conciertos o discotecas. Con cada exposición la pérdida auditiva y el tinitus serán de mayor duración y la recuperación auditiva será parcial, hasta llevar a la instauración de forma definitiva tanto de la pérdida auditiva como del tinitus. La repetición de estos episodios llevará a la instauración de una pérdida auditiva no reversible. En algunos casos, aún con una única exposición puede instaurarse una pérdida auditiva definitiva; explica el Dr. Conte.

El trauma acústico se puede reconocer en una audiometría por presentar una pérdida significativa en la frecuencia aguda de 4000Hz. La disminución auditiva inicial de un trauma acústico puede ser revertida con tratamiento médico oportuno por un especialista;
pero una vez instaurada la pérdida, la opción terapéutica pasara a ser la amplificación de la audición con un audífono.

Por otro lado, el mejor ejemplo de la exposición a ruidos moderados de forma constante es el de los jóvenes que utilizan auriculares para escuchar música. Cuando esta música está tan alta que es escuchada por los que están alrededor de ellos, puede llevar a una pérdida lenta y progresiva de la audición a lo largo de varios años. “Usualmente no se acompaña inicialmente de tinitus (zumbido en los oídos) hasta que la pérdida ya es moderada. La pérdida se da principalmente en frecuencias agudas, por ser las más expuestas en la cóclea. A la exploración audiometría (estudio de audición) presentan una pérdida auditiva en frecuencias agudas de forma descendente, semejante a la pérdida auditiva que se produce por la edad (presbiacusia)”, señala el Dr. Conte.

Según el médico, la pérdida que se produce por la exposición al ruido es de tipo sensorineural; es decir, que afecta la función sensorial de la cóclea. Esta pérdida, a diferencia de la pérdida conductiva (problemas en la conducción del sonido), produce otras alteraciones en la audición aparte de la disminución auditiva, como son los problemas de discriminación. La discriminación auditiva es la que permite diferenciar un sonido de otro y su alteración da problemas para entender lo que se oye (oímos pero no entendemos); situación que se empeora en ambientes ruidosos, cuando hay muchas personas hablando a la vez o cuando el que nos habla no está enfrente de nosotros.

La hipoacusia
De acuerdo con la fonoaudióloga Pitty Ceballos, las pérdidas auditivas tienen diversas causas, entre las que están: hereditarias, que se refiere a la existencia de patologías que se heredan de las ramas familiares, como lo son la osteogénesis imperfecta, el Síndrome de Mondini u otras alteraciones anatómicas del oído; congénitas, que se refieren a las que se adquieren durante el embarazo, producto de enfermedades infecto contagiosas tales como la rubeola; adquiridas, que son perinatales (ocurren alrededor del parto), tales como las hipoxias (falta de oxígeno), traumatismos en canal de parto, prematuridad extrema por debajo de las 32 semanas de gestación, el uso de algunos medicamentos ototóxicos, infecciones del oído medio (otitis) y daño por ruido como el trauma acústico.

Las hipoacusias progresivas, que son las aparecen durante el desarrollo y van cambiando o progresando en severidad y las hipoacusias por la edad o presbiacusias son otros causas.

"La severidad de las pérdidas auditivas varía de leves a profundas, siendo las de causas congénitas, por lo general las más profundas y por ende de mayor severidad", explica.

Respecto a los signos que pueden indicar que existe un problema de audición, Pitty Ceballos señala que en niños pequeños puede sospecharse cuando existe un retraso en la adquisición del lenguaje, mientras que si se trata de una hipoacusia muy severa o profunda, se puede sospechar desde edad mucho más tempranas, porque no existe detección ni búsqueda de los sonidos por parte del niño. Asimismo, el tono de la voz puede ser un indicador, ya que la voz de los niños con hipoacusia tiene rasgos muy característicos.

En el caso de adultos, suele reflejarse a través de una dificultad en comprender las conversaciones, sobre todo en lugares ruidosos. Pueden comenzar confundiendo las conversaciones, elevando la intensidad de la voz, levantando el volumen del televisor o la radio. Los familiares o los que conviven con el adulto afectado son los que por lo general se dan cuenta del problema.

"Algunas pérdidas auditivas pueden mejorarse con tratamientos médicos o quirúrgicos, como las infecciones del oído medio u otras alteraciones anatómicas del oído. Sin embrago, siendo el órgano auditivo uno de los más delicados en la formación durante el desarrollo del neonato, es de los más delicados. Además, los daños en la audición adquiridos, suelen ser irreversibles, tales como las pérdidas auditivas ocasionadas por el ruido, que son acumulativas, progresivas e irreversibles", precisa la fonoaudióloga Pitty, vicepresidenta de la Fundación Oír es Vivir.

Recomendaciones
Este daño auditivo podría prevenirse mediante el cambio de las conductas nocivas en la población, que pueden promoverse a través de programas de educación, concienciación social y campañas educativas, en las que se den a conocer las consecuencias del ruido y a través de la aplicación de leyes y decretos alcaldicios que ya existen al respecto. Asimismo, a través de campañas educativas que hagan referencia al resto de las causas de la hipoacusia (pérdidas auditivas) y cómo prevenirlas.

“Las medidas preventivas tanto para evitar una pérdida asociada al ruido como para evitar el deterioro de una pérdida ya instaurada son simples, solo se debe evitar continuar exponiéndonos y exponiendo a los que están a nuestro alrededor al ruido”, precisa el otorrinolaringólogo Germán Conte.

Por su parte, la Fundación Oír es Vivir (organización sin fines de lucro fundada en 2008 y dedicada a la prevención, tratamiento y rehabilitación de pérdidas auditivas y cuidado de la audición), hace las siguientes recomendaciones para protegerse de los daños causados por el ruido.

- Utilizar protección auditiva cuando se encuentre en eventos o sitios ruidosos.
- Prestar atención a los sonidos que usted emite y respete la paz y tranquilidad de los demás a su alrededor.
- Bajar un poco el volumen al que acostumbra escuchar música con audífonos.
- Bajar uno o dos puntos el volumen al que habitualmente escucha la televisión, radio o equipos de sonido.
- Evitar pitar cuando está conduciendo.
- En restaurantes, discotecas, teatros y otros sitios de entretenimiento, solicite a los encargados bajar el volumen cuando lo considere necesario.
- Reemplazar actividades donde hay altos niveles de sonido por otras con menos ruido.
- Hacerse periódicamente un examen de audición.

Un minuto de silencio podría proteger la audición
"Solo 1 minutos de silencio", de la Fundación Oír es Vivir, es una campaña educativa con la que esta organización pretende crear conciencia sobre el impacto del ruido en la audición y de la importancia de esta última para el desarrollo adecuado de la habilidades cognitivas, como la atención, concentración, desarrollo del lenguaje, y adquisición de los aprendizajes superiores, así como para la integración social.

La campaña, que se lleva a cabo por séptimo año consecutivo y se realiza en el marco del Día Internacional de Conciencia sobre el Ruido (International Noise Awareness Day), incluye una actividad especial para mañana miércoles 25 de abril, a las 2:15 p.m.: guardar "Solo un minuto de silencio".

"El objetivo de la campaña es educar y elevar el nivel de conciencia sobre la necesidad de un Panamá y un mundo con menos ruido, considerando que el ruido es una de las principales causas de los problemas de audición, pero prevenible", comenta Giovanna Troncoso, Presidenta de Fundación Oír es Vivir.

"Los niveles de ruido por encima de los 85 decibeles pueden producir no solamente daños irreversibles a la audición de las personas, sino también afecciones múltiples a la salud en general", agrega.

Participar en este campaña es fácil y no requiere unirse a nadie. “No importa donde estén. El llamado es a ser un agente que promueva hacer #Solo1Minuto de silencio simbólico, bien sea que lo hagan solos o lo hagan con sus familias, amigos o compañeros de trabajo. Únanse al minuto de silencio y aprovechen para tomarse un selfie haciendo “shhhhhhhh”, subirlo a sus redes sociales con la etiqueta #Solo1Minuto y taggear @fundacionoiresvivir. Además, nos gustaría que nominaran a 3 personas más para que hagan lo mismo. Así seremos más los que contribuimos a un mundo con menos ruido”, expresa Troncoso. Si te uniste a esta campaña luego de leer esta nota, incluye también @saludpanama en tus post.

A pesar de que en Panamá, esta iniciativa se lleva a cabo desde hace tres años, las campaña de conciencia del impacto que tiene el ruido sobre la audición y al salud en general se impulsan desde hace 22 años, cuando el Día Internacional de Conciencia sobre el Ruido fue originado por el Center for Hearing and Communications, para invitar a que se asuma la responsabilidad de tomar el control y bajar los niveles de ruido creado en hogares, instituciones, colegios, sitios de recreación, comunidades y ciudades, a volúmenes más aceptables y que no causen daño.

Modificado por última vez elMartes, 24 Abril 2018 20:00
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!