¿Por qué suenan las articulaciones?

Compartir en mis redes:

El hueso es un tejido firme, duro y resistente que forma parte del endoesqueleto de los vertebrados. Está compuesto por tejidos duros y blandos. El principal tejido duro es el tejido óseo, un tipo especializado de tejido conectivo constituido por células (osteocitos) y componentes extracelulares calcificados.

Los huesos poseen una cubierta superficial de tejido conectivo fibroso llamado periostio y en sus superficies articulares están cubiertos por tejido conectivo cartilaginoso. Los componentes blandos incluyen a los tejidos conectivos mieloide tejido hematopoyético y adiposo (grasa) la médula ósea. El hueso también cuenta con vasos y nervios que, respectivamente irrigan e inervan su estructura.

Los huesos están compuestos por colágeno en su mayoría y tres tipos de células: los osteoclastos, osteoblastos y osteocitos. Además contienen minerales como el calcio, fósforo y magnesio.

Por su parte, las articulaciones son estructuras que tienen como función constituir puntos de unión entre los diversos componentes del esqueleto (huesos, cartílagos y dientes) y facilitar movimientos mecánicos, proporcionándole elasticidad y plasticidad al cuerpo; permitir el crecimiento del encéfalo, además de ser lugares de crecimiento (en el caso de los discos epifisiarios).

El cuerpo se compone de 206 huesos y hay momentos en los que debido a ciertos movimientos o acciones que realiza la persona, se escuchan algunos sonidos. Frente a esto, muchas personas suelen decir: “Es que los huesos me suenan”. Nada más equivocado. Lo que suenan son las articulaciones, pero ¿por qué? SaludPanama.com entrevistó al médico reumatólogo Enrique Giraldo sobre las razones de esto y qué significa.

“Los huesos no suenan. Las articulaciones son las que hacen los sonidos. Ellas producen una gran variedad de sonidos, entre ellos crujidos, crépitos, craquidos, chasquidos, rechinados y estallidos”, señala el doctor.

De acuerdo con Giraldo, son varias las causas de estos sonidos. Por ejemplo, el famoso craquido o estallido de los dedos, se debe a que la cavidad articular es un espacio que contiene líquido sinovial. Este líquido actúa como un sello, permitiendo el movimiento entre los cartílagos de los huesos. Al sonarse los dedos, este sello se rompe formando una burbuja de aire y produciendo el sonido.

También los tendones y ligamentos pueden producir sonidos al movilizarse sobre las articulaciones. Asimismo, existen crujidos producidos cuando un cartílago articular se suaviza y adelgaza. Esto produce una superficie irregular, que crea este sonido al mover una articulación.  

“Muchos de los sonidos de las articulaciones son inocuos y no tienen que ver con una enfermedad. Ahora, si las articulaciones además de producir estos sonidos, también presentan dolor o hinchazón se debe acudir al médico para descartar una enfermedad”, precisa.

¿Una enfermedad?
Según el reumatólogo, para la mayoría de las personas estos sonidos son normales y no indican enfermedad y señala que el craquido de los dedos no ha mostrado que cause artritis a largo plazo. Sin embargo, los crujidos y crépitos son sonidos que sí pueden ser causados por la osteoartritis, una enfermedad crónica que afecta las articulaciones, en donde el cartílago se deteriora haciendo que el movimiento entre los huesos no sea normal y produciendo dolor.

La edad avanzada, historia familiar, sexo femenino, trauma en la articulación, la obesidad, el uso excesivo y repetitivo de las articulaciones y la deformidades son algunos de los factores de riesgo de la osteoartritis.

Entre los síntomas de la osteoartritis está el dolor y rigidez de las articulaciones, la limitación en el movimiento de la articulación, los crépitos al mover las articulaciones y en ocasiones, la presencia de hinchazón e inflamación de la articulación.

Giraldo destaca que la osteoartritis aumenta el riesgo de sufrir gota y artritis por cristales de pirofosfato de calcio. Estas dos enfermedades aumentan la severidad de la osteoartritis.

Diagnóstico y tratamiento
El diagnóstico de la osteoartritis se realiza mediante la evaluación de los síntomas típicos y los hallazgos en el examen físico. Usualmente las radiografías u otros exámenes de imágenes no son necesarias para el diagnóstico; no obstante, se pueden realizar para ver la severidad y descartar otras enfermedades.

El tratamiento, por su parte, consiste en reducir el dolor y la rigidez, mantener o mejorar el funcionamiento de la articulación, al igual que limitar el daño para poder minimizar la discapacidad.

“Para lograrlo se debe realizar dieta, ejercicio y reducir el peso corporal. También se pueden utilizar fármacos analgésicos, antiinflamatorios no esteroides tanto orales como tópicos, inyecciones intraarticulares de esteroides, fisioterapia y en los casos más severos, la cirugía”, explica Giraldo.

“En este momento, la osteoartritis no es reversible ni curable. Por ello, todas las intervenciones que realizamos es para controlar la enfermedad”, agrega.

Modificado por última vez elDomingo, 17 Mayo 2015 19:12
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama
Inicia sesión para enviar comentarios
Compartir en mis redes:

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!