¿Qué es la menopausia?


La palabra menopausia proviene del griego mens, que significa mensualmente, y pausi, que significa cese. De esta manera, el término menopausia por definición se refiere al cese permanente de los periodos menstruales de la mujer, por 12 meses consecutivos.

La menopausia tiene además correlaciones fisiológicas con la declinación de la secreción de estrógenos por pérdida de la función folicular.

Se trata de una fase dentro del proceso lento y largo del propio envejecimiento reproductivo. Su aparición puede ocurrir entre los 40 y 55 años de edad, con un importante pico de frecuencia a los 50 años.

“La menopausia se debe a la disminución de los valores de estrógeno circulante a nivel ovárico. Los ovarios dejan de fabricar hormonas y producir óvulos”, explica el ginecólogo Juan Carlos Vega Malek.

Según el médico, no existen estudios suficientes para determinar si la raza puede tener relación en los momentos de aparición de la menopausia; no obstante, señala que se cree que los llamados bochornos pueden ser más frecuentes en las mujeres de raza negra.

“La disminución de los niveles de estrógeno y el aumento de la FSH y LH determinan el inicio de la menopausia. La misma va disminuyendo poco a poco produciendo la perimenopausia y finalmente cuando cesa por completo, por un año, la menopausia”, añade.

La aparición anticipada de esta fase se conoce con el nombre de menopausia precoz y se refiere a cuando la misma ocurre antes de los 40 años de edad y es producida por tratamientos contra el cáncer, cirugías de extirpación de útero u ovarios, enfermedades autoinmunes, uso de corticoides crónicos, hipotiroidismo, enfermedad de Crohn, lupus eritematoso sistémico o artritis reumatoidea.

Asimismo, además de los antecedentes familiares, se conoce que el hábito de fumar hace a la mujer más propensa a sufrir una menopausia precoz.

“Existen casos en los que los ovarios dejan de producir óvulos de forma espontánea y la causa no se puede determinar, lo que conlleva también a la menopausia”, comenta.

Síntomas
Los llamados bochornos (aumento de la temperatura y sensación de calor que dura entre 2 a 5 minutos y que son seguidos de sudoración), dolor de cabeza, disminución del deseo sexual, alteraciones del ciclo menstrual, alteraciones en el estado del ánimo y del humor, infecciones urinarias a repetición e incontinencia urinaria, cabello reseco y difícil de peinar, piel reseca, uñas quebradizas, resequedad vaginal, dolor con las relaciones sexuales e insomnio son algunos de los síntomas que una mujer en etapa menopaúsica puede presentar.

“La menopausia produce baja autoestima, llanto fácil, depresión, incapacidad para manejar problemas cotidianos que antes se sabían manejar. Asimismo, produce una disminución del deseo sexual por si solo, que va ligado a la resequedad vaginal y dolor con las relaciones, que hace que la mujer rechace la relación sexual por no ser placentera. En relación al sueño, se presenta dificultad para conciliar el sueño e insomnio”, explica.

Por otra parte, Vega Malek indica además que la presencia de estrógeno es factor protector para incidencia de problemas cardiacos hipertensión e infarto agudo de miocardio. “Una vez cesa la producción del estrógeno, aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular y enfermedad cerebrovascular”.

A nivel óseo, el descenso de los estrógenos aumenta el riesgo de osteopenia y osteoporosis, desgaste óseo y aumento en riesgo de fractura, especialmente de cadera columna y humero.

Diagnóstico y manejo
El ginecólogo señala que durante la evaluación clínica se pregunta por los antecedentes familiares, se realiza un examen físico, se revisa la sintomatología y se ordena la realización de un análisis de perfil sérico hormonal, especialmente de los valores de FSH (Hormona Folículo Estimulante), que es la hormona que estimula a los ovarios a producir estrógeno.

“Hay que descartar otras causas de amenorrea (ausencia de menstruaciones), como pérdida o ganancia excesiva de peso, alteraciones hormonales y alteraciones en el sistema reproductor, como por ejemplo la presencia de quistes ováricos, así como descartar alteraciones genéticas o enfermedades autoinmunes”, dice.

Una vez hecho el diagnóstico, de acuerdo con Vega se debe considerar de manera individualizada y según las condiciones de la paciente, la adecuada evaluación de mamografía, ultrasonido de mamas y ultrasonido vaginal, así como exámenes para descartar problemas cardiacos previos y el estatus óseo, y el uso de terapia hormonal, que consta de una administración de estrógeno y progesterona combinados en pacientes con útero; y estrógeno solamente, en pacientes que se hayan sometido a histerectomía.

Adicionalmente, según en médico, se pueden utilizar otros medicamentos como alendronato y raloxifeno para pacientes con osteoporosis; tibolona, manejar los síntomas más predominantes como los bochornos; estrógenos tópicos a nivel vaginal para la resequedad, así como ansiolíticos o antidepresivos.

“Es importante la vigilancia anual por parte del ginecólogo, que debe incluir un adecuado examen físico, una citología cervicovaginal, una mamografía y ultrasonido de mamas, una densitometría ósea y un ultrasonido vaginal”, enfatiza.

SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!