Reacciones emocionales asociadas al dolor crónico


¿Cómo definiríamos el dolor?

Las primeras definiciones del dolor tienen un carácter marcadamente físico.  En ellas se contempla el dolor como una sensación que responde directamente a un daño o agresión tisular.  La sensación en este caso sería proporcional al daño. Cuanto mayor es la herida mayor es el dolor.

La Asociación Internacional para el estudio del Dolor (Cf, González, 1999) lo define como una experiencia sensorial y emocional asociada a una lesión real o potencial.

La palabra “emocional” convierte al dolor no sólo en una experiencia fisiológica sino también psicológica, mientras que el vocablo “potencial” sugiere que se puede experimentar dolor sin que exista una lesión real.  

¿Qué es el dolor crónico?

  • Dolor Crónico No Maligno: Es aquel que sufre una persona cuya patología no compromete la supervivencia a corto o medio plazo. Se puede etiquetar como un dolor inútil, ya que no es “causa” de ningún deterioro. Se trata de un dolor con causa orgánica que una vez desaparecido todavía persiste. Ejemplo: Reumatoideo, Fibromialgia, Traumatológico o de Origen Mecánico, ejemplo: lumbalgia.
  • Dolor Crónico Maligno: Es frecuente en tumores y metástasis óseas. Puede ser debido al proceso maligno o al tratamiento. Es el que indica que existe un deterioro progresivo en nuestro organismo. Ejemplo: cáncer

¿De qué manera nos puede afectar el dolor crónico?

    • El dolor puede generar importantes reacciones emocionales  que puede potenciar el sufrimiento que lleva asociado.
    • Si el dolor se hace crónico puede tener un impacto devastador en todos los aspectos vitales de la persona que lo sufre:
      • Socialmente, porque se tienen que disminuir las relaciones sociales con amigos y allegados.
      • Laboralmente, puede llegar a afectar a la capacidad de trabajar, produciendo un sentimiento de inutilidad y problemas económicos.
      • En las relaciones de familia y de pareja, porque no se pueden cumplir las expectativas de nuestros seres queridos.

      Reacciones emocionales asociadas al dolor crónico.

      • En el caso de un dolor crónico, nuestra lucha por evitar el dolor se convierte muchas veces en un esfuerzo inútil.
      • El sentimiento de fracaso nos genera, primeramente impotencia y un estado de irritación que influye en nosotros y quienes nos rodean.
      • Finalmente, cuando vemos que no es posible acabar para siempre con él, podemos caer en una depresión o al menos a un estado de ánimo deprimido que nos hace perder el sentido de la alegría.
      • La continuidad del dolor nos puede producir además ansiedad social.
      • Si nos impide nuestra actividad normal, puede llegar a generarnos un sentimiento de inutilidad y de no sentirnos necesarios.
      • Si nos esforzamos en luchar contra ello y que nada cambie, podemos llegar a intentar mantener niveles de actividad similares a los que teníamos cuando no sentíamos dolor, muy por encima de nuestras posibilidades actuales.

      Algunas actitudes y conductas presentadas en el paciente con dolor crónico.

      • A veces, los pacientes se sentirán molestos por tener la enfermedad, o tal vez se sientan agobiados al tratar de aprender los aspectos importantes del cuidado de su salud.
      • Habrá días en que el tratamiento interfiera con el trabajo, relaciones personales y/o diversión.  Esto le puede generar mucha frustración.
      • Habrá momentos en que desearán dejar el tratamiento por no obtener los resultados esperados.

       

Factores psicológicos predictores de la cronicidad.

Personalidad: La personalidad promueve diferentes tipos de actitudes para afrontar los problemas.  Mientras que unas personas pueden caer en una depresión profunda, otras pueden adaptarse con mayor facilidad a la situación que se le presente. La tendencia a catastrofizar produce una exageración de las propiedades amenazantes del estímulo doloroso y creencia de no poder hacer nada para influir en el dolor.

Psicopatología: La presencia de un trastorno psiquiátrico puede incrementar la intensidad y percepción del dolor. A su vez la presencia del dolor crónico puede hacer emerger una psicopatología de fondo como un trastorno del Estado de Ánimo, Trastorno de Ansiedad, Abuso de Sustancias.

Estrategias de Afrontamiento: Se refiere al esfuerzo cognitivo y conductual de la persona para superar la situación potencialmente amenazante. La valoración del dolor y su afrontamiento son procesos que van de la mano y que determinan en gran medida la evolución de los síntomas, incluso la cronicidad del cuadro. Pueden ser adaptativas o desadaptativas.

Estrategias Cognitivas: utilizar la imaginación para ignorar el dolor o transformarlo en otra sensación, la distracción y la reestructuración cognitiva (reinterpretar el dolor).

Estrategias Conductuales: el descanso, búsqueda de apoyo social, evitación de situaciones determinadas, medicación, ejercicio.

Apoyo Social: Es un factor modulador del dolor.  Aquellos pacientes que cuentan con apoyo social sufren menos dolor y menos discapacidad. Tienen más oportunidad de expresar sus sentimientos en torno al dolor y pueden obtener mayor información lo que permite solventar la situación problemática.

Estrés: Es una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada. Puede entenderse como una sobrecarga para el individuo. A su vez el estrés genera tensión muscular que a su vez agrava la sintomatología del dolor crónico.

Intervención psicológica.

      • Trabajamos sobre los pensamientos, sentimientos y sensaciones que están relacionada con el dolor.
      • Entrenamiento en habilidades  cognitivas y conductuales  para manejar el dolor  en lugar de sentirse victimizados  por él.
      • Entrenamiento en técnicas de respiración y relajación.
      • Ruptura del círculo vicioso: El paciente puede caer en un círculo vicioso por el intento de eliminar el dolor crónico, lo cual lejos de ayudar empeora la situación.  Cuando esta lucha por eliminar este dolor fracasa pueden llevar al paciente a estados de depresión y ansiedad que a su vez potencian las sensaciones de dolor.
      • Los ayudamos en el proceso de aceptación de su condición física y de salud.

Por Mg. Mariela Donato

Psicóloga Clínica

Modificado por última vez elMartes, 30 Abril 2013 16:07
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!