Reducción del daño neurocognitivo por radiación cerebral


Durante el mes de mayo, en Estados Unidos se realizan campañas dirigidas a concienciar a la población sobre tumores cerebrales. Cerca de 86 mil casos se registran en este país cada año, con unas 17,000 muertes.

Los tumores cerebrales pueden desarrollarse tanto en niños como adultos, de todas las edades y de ambos sexos. Los factores de riesgo aún no están bien definidos, pero se han relacionado con la exposición a radiaciones ionizantes y síndromes hereditarios como Neurofibromatosis y el Von Hippel-Lindau.

Los tumores cerebrales se dividen en dos grandes grupos: benignos y malignos. Los benignos tienen un origen insidioso, de lenta progresión y ataca a la edad adulta joven, siendo poco mortales; mientras que los malignos pueden nacer del propio cerebro, como el Astrocitoma y Oligodendroglioma, que son frecuentes en niños y adultos y están asociados a herencia. Estos últimos se comportan como si se tratara de cuadros de epilepsia o con síntomas neurológicos varios y pueden atentar contra la vida del paciente.

Los tumores metastásicos al cerebro son quizás la forma más común de cáncer cerebral, siendo los principales orígenes el cáncer de mama, pulmón, melanoma, riñón, entre otros. La estirpe de tumor maligno de cerebro más difícil de tratar es el Glioblastoma Multiforme.

La Radioterapia al cerebro es un asunto común y del día a día. Un centenar de pacientes deberán recibir radiaciones debido a un tumor cerebral. Existen dos formas de adminístrala:

1. Radioterapia Holocraneal: consiste en entregar la radiación a toda la masa cerebral. Es común hacerlos con tumores metastásicos malignos al tejido cerebral o meninges en casos de 3 o más focos tumorales. Tiene una duración de 5 a 15 días hábiles.
2. Radiocirugía o Radioterapia Estereotáxica Hipofraccionada (acortada): que consiste en dar la radioterapia a solamente los focos de tumores en el cerebro, ya sea tumores primarios del propio cerebro benignos o malignos o metastásicos en menos de número de 3 unidades. La radiocirugía es muy precisa. Requiere un alto nivel de inmovilización de la cabeza, por las dosis altas de radiación que buscan controlar mejor el tumor dañando menos cerebro sano. Tiene una duración de uno a 10 días hábiles.

La radioterapia y su efecto sobre la memoria
Conocemos como funciones neurocognitivas a aquellas que proceden de la corteza cerebral frontal y temporal, conocidas como funciones corticales superiores, tales como memoria, comportamiento, razonamiento, cálculo, elaboración de procesos. Son importantes porque son habilidades adquiridas cuando estudiamos o aprendemos una profesión, sustento de nuestro diario vivir.

La radioterapia cerebral causa daño neurocognitivo. Después de los 6 meses de acabado el tratamiento, el paciente puede presentar problemas de memoria o una especie de demencia. Esto se debe a que las neuronas localizadas en una zona conocida como el Hipocampo del lóbulo temporal, murieron lentamente. Existen factores que aceleran la pérdida de memoria, como a la edad del paciente, la hipertensión crónica, la diabetes mellitus, la cirugía cerebral previa, el uso de quimioterapia, enfermedad cerebrovascular o psiquiátrica preexistente.

Por ello, desde hace muchos años existen esfuerzos o estrategias para reducir el daño neurocognitivo que ocasiona la radioterapia. En la búsqueda de cómo mermar el daño de la memoria, la neuro-oncología de radiaciones ha progresado con recomendaciones interesantes aplicadas a los pacientes, que incluyen:

1. Promover el uso de la radiocirugía focal en vez de la total craneal en casos seleccionados de metástasis cerebrales.
2. En caso de requerir radioterapia a todo el cerebro, utilizar técnicas de intensidad modulada que puedan controlar la dosis dañina al hipocampo.
3. En niños en los E.U., se promueve el uso de la Radioterapia de Protones no existente en Panamá con la desventaja de ser muy costosa.
4. Agregar al tratamiento de radioterapia Memantina, que un antagonista de receptores NMDA del cerebro. Utilizado en paciente con enfermedad de Alzheimer.
5. Si el daño neurocognitivo es irremediable, un grupo de psiquiatras y psico oncólogos tienen experiencia en la Rehabilitación Neurocognitiva. Que interviene en ayudar al paciente a recuperar aquellas funciones intelectuales que perdió.
6. Hoy día la farmacología de drogas anti-tumores cerebrales ha creado moléculas más pequeñas que pueden atravesar la barrera del cerebral y contrarrestar un tumor maligno específico sin la necesidad de dar irradiación. Un ejemplo de esta terapia blanco es el inhibidor del marcador celular BRAF en los melanomas o anti EGFR/ALK del cáncer de pulmón. Pero estos medicamentos su efectividad sobre radiación está bajo investigación. Otro mecanismo es utilizar la inmunoterapia o vacunas anti-cáncer.

Dr. Rafael Araúz C. - Medicina Interna y Radio-Oncología

Modificado por última vez elMiércoles, 12 Junio 2019 21:39

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!