Resistencia a los antibióticos: Cuando las bacterias ganan la batalla


Un antibiótico es una sustancia química que inhibe el desarrollo o crecimiento de cierta clase de microorganismos sensibles, generalmente bacterias. En algunos casos, los antibióticos pueden tener incluso la capacidad de matar estos microorganismos.

Hoy, los antibióticos pueden ser desarrollados de manera sintética o de forma natural, como por ejemplo la penicilina, el cual es producido por el hongo Pennicilium.

La penicilina fue descubierta por Alexander Fleming en 1928, al notar que sus cultivos bacteriamos habian sido contaminados con un moho, el cual produjo lisis bacteriana.

Existen diversos grupos de antibióticos, con estructura química diferente y que actúan sobre diferentes blancos; es decir, mediante mecanismos de acción diferente.

No obstante, según el infectólogo Boris Castillo, las constantes mutaciones de las bacterias y el uso inadecuado de los antibióticos puede generar lo que se denomina resistencia antibiótica.

La resistencia antibiótica es la "capacidad que tiene una bacteria de resistir a los efectos de un antibiótico, permitiéndole seguir multiplicándose, lo que origina que el paciente no responda al tratamiento", explica.

"Existe resistencia que se produce naturalmente por mutaciones al azar, pero también, muchas veces es secundario a un mal uso y abuso de los antibióticos, los cuales ejercen una presión selectiva. Esto quiere decir que es obra de nosotros mismos, ya que el uso indiscriminado de antibióticos promueve el desarrollo de resistencia y además expone al paciente a posibles efectos secundarios. Otro factor relacionado hoy día es el uso masivo en la industria veterinaria", agrega el médico.

De acuerdo con Castillo, las implicaciones de esta resistencia serían que la respuesta clínica a terapia antibiótica pudiera verse afectada si el paciente recibe un antibiótico inadecuado y por ende, está susceptible a sufrir complicaciones, ya que se prolonga la duración de la enfermedad. Puede además aumentar la morbimortalidad y la estancia intrahospitalaria, lo cual se traduciría en un incremento de los costos de tratamiento.

Frente a esta situación, el especialista recalca la importancia de sólo usar antibióticos cuando estos sean indicados y bajo prescripción médica (receta), y no por recomendación de un amigo, familiar o vecino. “Por citar un ejemplo, los virus son la principal causa de faringitis y resfriado común, por lo tanto no deben ser tratados con antibióticos. Su uso sólo empeoraría el problema de resistencia. El paciente también debe terminar el tratamiento completo, incluso aunque se sienta bien en los
primeros días”.

Adicionalmente, señala que la fiebre tiene causas no infecciosas y causas virales; por lo que no siempre la presencia de fiebre requiere una indicación de iniciar antibióticos. El paciente debe ser evaluado por un médico y en ocasiones realizarse exámenes o estudios para decidir si se beneficiaría con los antibióticos.

En ocasiones se puede realizar un cultivo (ya sea de la sangre, orina o secreciones, según el tipo de infección) antes de iniciar los antibióticos. Este nos ayudará a definir la causa de la infección y también para saber cuál antibiótico utilizar y cuál no utilizar ya que es resistente.

Un problema mundial
Para la Organización Mundial de la Salud (OMS) la resistencia antibiótica es una de las mayores amenazas para la salud humana y pública, al punto de considerarla pandemia. Panamá no escapa a esta realidad. En la actualidad, según el infectólogo existen múltiples bacterias que han desarrollado resistencia a diversos antibióticos, principalmente bacterias que causan infecciones urinarias, de piel, pulmonares y gastrointestinales.

Las principales bacterias que causan mayor impacto a nivel mundial son:
Enterococcus faecium, Staphylococcus aureus, Klebsiella pnuemoniae, Acinetobacter baumannii, Pseudomona aeruginosa y Enterobacter. A este grupo de microorganismos se le conoce como ESKAPE, nombre compuesto por la primera letra del nombre de cada bacteria.

“El problema es que las opciones de tratamiento antibiótico muchas veces son limitadas para infecciones por gérmenes, que son resistentes a varios grupos de antibióticos (multidrogorresistentes). Este problema antes sólo se veía en pacientes hospitalizados; sin embargo, cada día estamos viendo más infecciones adquiridas en la comunidad ocasionadas por bacterias resistentes. El problema se agrava cuando se afectan pacientes débiles o inmunosuprimidos y con varios comorbilidades,
como se ven en los cuidados intensivos”, precisa Castillo.

**Redacción por Saludpanama.com

Modificado por última vez elLunes, 31 Marzo 2014 10:48
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!