Signos de alerta de una crisis suicida

Compartir en mis redes:

Hablar de suicidio continúa siendo tabú, además de generar estigmas. No obstante, considerando que entre las causas de una crisis suicida están las crisis emocionales, las enfermedades mentales, los contextos socioeconómicos, el abuso de alcohol y drogas, entre otros aspectos, es posible identificar la misma mediante sus signos de alerta. Esto podría evitar que el hecho final de la crisis ocurriera.

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) reflejan que cerca de 3,000 personas se suicidan a diario en el mundo, lo que significa que cada tres segundos una persona se quita la vida.

Reportes de la OMS también estiman que por cada persona que se quita la vida, hay 20 o más que lo han intentado.  Igualmente, según el organismo internacional, de los 1.1 millones de suicidios que ocurren cada año, la mayoría de ellos se podrían prevenir y evitar.

“Cuando hablamos de tema de suicidio hay que tomar muchos factores en cuenta, desde los elementos psicodinámicos, a los neurobioquímicos y los psicosociales y debido a sus causas y desenlace, es definitivamente un tabú. Por otra parte, la estadística que más se tienen a mano es del mismo hecho suicida, pero de los otros eventos previos se tiene menos información”, expresa el médico psiquiatra José Tejera.

De acuerdo con el especialista, la crisis suicida tiene 4 niveles de evolución:

- El pensamiento suicida, en el que la persona comienza a elaborar la idea de quitarse la vida o perder la vida por alguna vía.
- El gesto suicida, en el que la persona desarrolla alguna conducta que le hace pensar a otra persona en su deseo interior autodestructivo.
- El intento suicida, en el que ya hay una conducta manifiesta de llevar a cabo el pensamiento suicida, pero sin lograrlo.
- El suicidio, en el que la conducta lleva plenamente a la consecución de la elaboración autolítica.

Tejera señala que todas las personas pueden en la vida tener alguna crisis emocional, pero no necesariamente tener una crisis suicida. Según la OMS, se ha detectado que las personas de más de 60 años de edad son las más propensas a tener una crisis suicida; sin embargo, está actualmente entre las tres principales causas de muerte en los jóvenes de entre 15 a 34 años de edad y se ha incrementado en 60% en los últimos 50 años.

Factores asociados y signos de alerta
“Son muchos factores asociados a las crisis suicidas. El mayormente identificado es la depresión, pero hay otros que pueden incidir en su aparición como son: enfermedades mentales como la bipolaridad,  la esquizofrenia y trastornos graves de personalidad”, comenta el doctor.

“También están el abuso de alcohol y drogas, antecedentes familiares, contextos socio-económicos y educacionales bajos, problemas graves de salud física entre otros”, agrega.

Respecto a la enfermedad mental, de acuerdo con el doctor Tejera la misma se puede identificar a través de la pérdida total o parcial del juicio crítico de realidad, de la alteración en la orientación tiempo espacio y lugar, de la coherencia y congruencia en la elaboración de las ideas y en menor medida, pero con mucha importancia y quizá muy asociado cercanamente a las conductas suicidas, la pérdida del sentido y disfrute de la vida.

Signos de alerta
Tras considerar entonces que unos de los principales síndromes asociados a las crisis suicidas es la Depresión, es importante prestar atención a la conducta de estas y preguntar frecuentemente sobre posibles ideas suicidas.

Hay muchos signos que pueden dar luces para evitar un suicidio. Entre los principales signos de alerta de una crisis suicida están:

- Pérdida del sentido y  disfrute de la vida y de la esperanza por cambios positivos.
- Expresar de forma hablada o escrita pensamientos o intenciones manifiestas de querer quitarse la vida.
- Sufrimiento existencial expresado con angustia y desesperación.
- Cambios de personalidad hacia una conducta de aislamiento o rechazo a las relaciones interpersonales.
- Abuso en el uso de alcohol, drogas o medicaciones sobre todos los ansiolíticos.

“Una crisis suicida siempre grave, por lo que hay que identificarla, tenerla presente y darle a la persona la atención psicoterapéutica, psicofarmacológica o cualquiera que pueda ser el tratamiento o la solución para evitar el acto suicida”, destaca.

“Definir un tiempo específico entre el momento en que la persona presente los signos de alarma de suicidio y acto per sé no existe propiamente.  Lo recomendable es estar pendiente de la persona lo más posible y darle la justa importancia y atención para encontrar la solución primaria que produce la crisis suicida”, añade.

A juicio de Tejera, es importante tomar en cuenta que hay ocasiones en los que la persona o el paciente que está deprimido y expresa ideas suicidas, está tan ‘decaídos o bajos de energía’, que las ideas sólo quedan a nivel de pensamientos. A este tipo de persona, que está saliendo de un cuadro depresivo, hay que monitorearla más de cerca, porque –según el doctor- una vez recupere su energía psíquica, puede cometer el acto suicida.

El papel del tercero
¿Qué puede o debe hacer el familiar o amigo que identifica estos signos de alerta?
La respuesta a esta pregunta podría pensarse que es obvia. Sin embargo, el manejo de una crisis suicida no es fácil para quienes conviven con la persona que la padece, que en ocasiones caen en la desesperación por desconocimiento y miedo a la situación.

“Lo que deben hacer es buscar la ayuda lo antes posible y tratar la situación patología o enfermedad primaria que produce los síntomas. El manejo es básicamente evitar que se haga daño, estando bajo una supervisión estricta para así encontrar la causa primaria para tratarla y lograr que las ideas suicidas desaparezcan”, explica el psiquiatra.

Tejera indica también que las persona que padece de una crisis suicida puede necesitar hospitalización o ser manejada de cerca en citas periódicas con o sin tratamiento psicofarmacológico, dependiendo de la situación, y siempre con tratamiento psicoterapéutico.

“Recordemos que comienza con un pensamiento, luego un gesto, después un intento, hasta llegar al suicidio.  La meta es que el desenlace no sea la muerte.  Para ello se necesitan programas especiales de detección temprana de síntomas y signos”, precisa el especialista.

Cabe destacar que en Panamá, la Fundación Relaciones Sanas del Instituto Internacional de Psicoterapia tiene programas que desarrolla en la comunidad sobre prevención del suicidio.

“Sacar a una persona de la crisis suicida en la que se encuentra inmersa es posible si se identifica a tiempo y con todos los tratamientos que existen.  Sólo que va a depender del tipo de situación o patología primaria que hay detrás de esa crisis suicida”, dice Tejera.

“La crisis suicida es una de las situaciones más difícil de manejar a nivel psicológico y psiquiátrico, recordándonos saber que: el suicidio es la solución permanente de un problema transitorio”, subraya.

Modificado por última vez elLunes, 10 Noviembre 2014 17:22
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama
Inicia sesión para enviar comentarios
Compartir en mis redes:

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!