Signos de alerta en el Trastorno del Espectro del Autismo


Anteriormente, cuando se hablaba del autismo se le diferenciaba de otra serie de trastornos, como de Síndrome de Asperger y Trastorno Desintegrativo de la Infancia, por citar algunos. A partir de 2013, el Manual de Estadísticas de Salud Mental los engloba y define bajo un solo nombre: Trastorno del Espectro del Autismo.

En Panamá no existen cifras oficiales que indique cuántos niños padecen este trastorno. Cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades son una agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (CDC) dan cuenta de que 11 de cada 100 niños padecen de este trastorno, de los cuales un cuarto son altamente funcionales.

“El Trastorno del Espectro del Autismo es un trastorno del neurodesarrollo, caracterizado por tres alteraciones muy específicas: dificultad en la comunicación, debido a la restricción en el desarrollo y evolución del lenguaje; alteraciones en la capacidad de socialización o interacción con otras personas, e interesas restringidos o conductas repetitivas”, explica la neuróloga pediatra Saskia Bermúdez, quien conversó con SaludPanama.com en el marco de la celebración del Día Mundial de la Concienciación sobre el Autismo.

De acuerdo con la especialista, estos trastornos suelen presentarse desde edades muy tempranas y tiene presencia durante toda la vida.

Tipos y causas
Bermúdez señala que el Trastorno del Espectro del Autismo tiene dos clasificaciones, que derivan de la causa de su desarrollo.

Primario: “Es de causa desconocida. No se sabe porque el niño lo padece, a pesar de que todo está normal en él y no tiene antecedentes. Se presume que se debe a una alteración genética propia del niño, pero hasta la fecha esto aún está bajo estudio. Se le conoce como Trastorno del Espectro del Autismo Idiopático”.

Secundario: “Se trata de niños que tienen todas las características del autismo, pero tienen antecedentes de asfixia perinatal, aspiración de meconio, epilepsia severa, discapacidad intelectual severa o de alteraciones genéticas ya comprobadas como el síndrome X frágil, la enfermedad de Batten o cualquier otro trastorno que hay producido una malformación estructural y funcional en el cerebro. Es decir, es un autismo causado por otros trastornos”.

Además de las causas genéticas, propias o relacionadas con otros trastornos que pueden ser factores de riesgo para el desarrollo del Trastorno del Espectro del Autismo, la herencia representa un factor de riesgos de predisposición. “Algunos factores de riesgo son la edad materna o paterna mayor de 40 años; tener hermano gemelo con autismo  incrementa entre 10 y 20%; prematuros con o sin commplicaciones por su prematurez", dice.

Existen también factores ambientales importantes, que se conocen como Epigenética. El niño cuenta con la carga o condición genética, pero el ambiente alrededor es el que ayuda a que se desarrollo el trastorno o que se desarrolle más rápidamente. Según la Dra. Bermúdez, un factor epigético es el abuso de los medios tecnológico, que no sólo se refiere a celulares, tabletas, consolas de video juegos o computadoras, sino también a la Televisión.

“Los medios tecnológicos influyen en el neurodesarrollo de los niños. Afectan su desarrollo sensorial y cognitivo, lo que conduce posteriormente a la aparición de los signos que caracterizan al autismo. El niño que, desde muy corta edad, está en contacto con equipos electrónicos presentará alteraciones vestibulares, como saltar cuando te emocionas o das vueltas en círculo; los estados de atención y concentración son mínimos y no desarrollan un lenguaje adecuado porque no están viendo a la cara de otra persona mientras habla, que es a única forma de aprender el leguaje”, resalta.

Otros factores de riesgo ambientales para el Trastorno del Espectro del Autismo de tipo secundarios es la deficiencia de ciertas vitaminas y minerales, por ejemplo, la de Vitamina D.

Banderas rojas
Dentro del Trastorno del Espectro del Autismo existen al menos tres tipos de niños: los del nivel 1, que requieren apoyo; nivel dos, que requieren apoyo sustancial y nivel 3, los que requieren apoyo muy sustancial. 

“El Trastorno del Espectro del Autism que requiere terapias multidisciplinaria. Se recomienda iniciarlasde manera temprana y realizarlas de forma continua para que el niño logre habilidades sociales y logre ser los más funcional posible”, dice la neuropediatra.

Desde edades muy tempranas se pueden percibir algunos signos que pudieran servir de alarma y que deben ser motivo de consulta médica. De acuerdo con la Dra. Bermúdez, algunos de estos signos son:

- Bebés que en sus primeros meses de vida presentan alteraciones del sueño, llanto incosolable, irritabilidad, molestias al ser cambiados de posición o que, al contrario, son indiferentes al medio, que incluos no lloran ni por hambre. 
- Bebés menores de 18 meses, que no llora ni para comer, que es totalmente indiferente al medio que le rodea.
- Bebés de 9 meses, con ningún tipo o poco balbuceo.
- Niños de 12 meses de nacidos que no señalan, no estiran los brazos pidiendo ser cargado, no responden a llamados y no miran a la cara cuando se les habla y no dicen ninguna palabra. 
- Niños de 18 meses de edad o mayores que aún no logran juego simbólico o imaginativo, les cuesta jugar con sus paresm presenta conductas repetitivas como aleteos o dar vueltas en su propio eje, poco contacto visual y no sigue instrucciones sencillas. 

“Esta evaluación siempre va de la mano con la visita y revisión del pediatra, quien lleva el control del crecimiento y desarrollo drante su edad pediátrica. Muchos de estos aspectos pueden ser también identificados por los maestros, profesores y cuidadores en los colegios, por lo que es importante conocer a qué tipo de escuela acuden nuestros hijos, considerando que hoy día acuden cada vez a más temprana edad”, destaca.

Se recomienda que el pediatra realice de manera rutinaria en la evaluación de crecimiento y desarrollo de 18 meses de vida de los pacientes una encuesta por signos de alarma por Trastorno del Espectro del Autismo conocida como el M-Chat. Si el niño tiene al menos de 2 a 3 signos de alerta, es referido ante un especialista, que puede ser un neurólogo pediatra, un neurodesarrollista o un paidosiquiatra, para un diagnóstico precisa y el establecimiento de un plan de abordaje, que consiste principalmente en terapia psicoeducativas o modificadoras de conductas.

“Mientras más temprano tú haces un diagnóstico, la calidad de vida del niño y de su familia a largo plazo va a ser mejor, porque puedes comenzar de manera temprana una intervención que puede ayudar a que las características más marcadas del paciente con TEA disminuyan o desaparezcan para que nuestros niños sean lo más funcional en nuestra sociedad. Entre más temprana y frecuente sea la intervención mejor les va. Obviamente, esto depende del grado o nivel de autismo que tenga el niño”, precisa.

“Un niño de 18 meses, que tiene un diagnóstico de autismo severa, pero que comienza a esa edad con sus terapias de abordaje, puede tener a largo plazo una mucho mejor calidad de vida e integrarse a la sociedad mucho más fácil; sin embargo, si tiene un niño con el mismo grado de autismo, nivel 3, pero lo diagnósticas o comienzas sus terapias a los 5 años, ya no habrá mucho que pueda hacerse. Estos serán niños que no lograrán aprender, que no lograrán tener un trabajo y que, por ende, también afectarán a su familia, ya que dependerán totalmente de ella”, añade la neuropediatra Saskia Bermúdez.

El tratamiento de estos niños es totalmente personalizado, ya que depende del grado de autismo que tenga y de cuáles aspectos están más afectados. En función de ellos, se priorizan las terapias que debe recibir y si amerita el uso de un tratamiento farmacológico. Las terapias no son rutinas de toda la vida y ameritan cambios de abordaje, según las necesidades de cada niño. Pero si cabe recalcar que al recibir las terapias adecuadas, en los momentos adecuados ayudan mucho al desenvolvimiento social, académico y emocional de los niños con Trastorno del Espectro del Autismo. 

Modificado por última vez elMiércoles, 03 Abril 2019 10:53
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

Log in

create an account