Síndrome de Cotard: cuando los zombis si existen


Miles de personas en el mundo disfrutaron entre el domingo y el lunes pasado, el capítulo de estreno de la segunda parte de la sexta temporada de la aclamada serie estadounidense de televisión The Walking Dead.

Desde el 31 de octubre de 2010, fecha de su estreno a través de las pantallas de AMC, miles personas se enfrentan por casi una hora, solo separados por la pantalla chica, a un mundo repleto de zombis salvajes, llevándose en la mente -cuando van a la cama- imágenes por demás dantescas. Por suerte, para el televidente todo acaba en un mal sueño.

Sin embargo, es necesario decir que los zombis si existen. No con mucha frecuencia, los psiquiatras deben enfrentarse a “cadáveres andantes” reales, a personas que debido a traumas muy fuertes se sienten muertos vivientes y aseguran que hasta les faltan partes de su cuerpo, porque estas les fueron arrancadas.

SaludPanama.com conversó con el psiquiatra José Tejera Mathieu sobre este extraño cuadro clínico psiquiátrico de severidad variada, descrito por primera vez en 1880 por el por el médico neurólog francés Jules Cotard (de allí su nombre), quien describió la condición como: Le délire des négations (el delirio de negación).

“Un caso leve de Síndrome de Cotard se caracteriza por el desamparo y el auto-odio, y los casos intensos se determinan por intensos delirios de negación y depresión psicótica crónica. En su forma severa, forma parte de los delirios psicóticos bizarros, en los que el paciente siente y tiene la creencia que están muertos, que no tienen nervios, ni sangre ni cerebro ni otros órganos, que se están pudriendo e incluso aseguran oler como se pudre su carne. Otras veces, se creen seres inmortales aunque sólo sean piel y huesos. Se perciben como muertos vivientes, razón por la cual también es llamado Síndrome de Cadáver Andante o Zombis”, explica.

Según Tejera, los pacientes con este síndrome tienen delirio nihilístico (negación severa), comienzan con la negación de la existencia del exterior y llegan luego a negar su propia existencia, hasta asilarse completamente del mundo.

Causas, signos y síntomas
De acuerdo con el psiquiatra, no se conoce la causa de este trastorno, considerado parte de los grandes trastornos delirantes. Asimismo, se desconoce con certeza qué provoca el Síndrome de Cotard, aunque se le relaciona actualmente con la depresión y con la esquizofrenia.

Comenta que no hay factores de riesgo específicos y que quizá el tener antecedentes de familiares con cuadros psicóticos tipos esquizofrenia pudiera ser uno de ellos.

“Habitualmente aparece de forma repentina. Se han descrito diversos niveles del Síndrome de Cotard, desde síndrome parcial a síndrome completo. Antes que Cotard  lo describiera, ya se habían encontrado casos clínicos similares, aunque no descritos con tanto detalle como hizo Jules Cotard. Un análisis exploratorio permitió extraer 3 perfiles de presentación: una depresión psicótica, un Cotard Tipo I y un Cotard Tipo II”, explica.
 
Tejera señala que la depresión psicótica incluye pacientes con melancolía y pocos delirios nihilísticos, mientras que el Cotard Tipo I no se presenta tan cargado de síntomas depresivos o de otra enfermedad y más bien parecen constituir un Cotard cuya nosología está más próxima a los trastornos delirantes que a los trastornos del afecto; y el Cotard tipo II, que se presenta con ansiedad, alucinaciones y constituye el grupo mixto. Finalmente, el Cotard es descrito como un gran delirio de negación, una muy rara patología en la psiquiatría.

Depresión, pensamientos negativos y suicidas, delirios de la no existencia de su cuerpo, que se están quedando sin sangre, que tienen gusanos bajo la piel, que no tienen órganos internos, que ya están muertos y delirios olfativos que los llevan a asegurar que se están descomponiendo y pudriendo son algunos de los síntomas y signos del Síndrome de Cotard. Asimismo, pueden tener también delirios de que son inmortales, con ausencia del dolor, llevándolos a la automutilación.

Según el médico, en una revisión bibliográfica hecha en 1995 (Berrío y Luque) examinaron 200 casos descritos desde 1880 y encontraron los siguientes resultados: entre hombres y mujeres, la depresión se reportó en 89% de los casos; las ideas delirantes más comunes eran las ideas nihilistas relacionadas al cuerpo en 86% de los casos; las ansiedad se presentó en 65% de los casos; y las ideas de culpa en 63%. Continúan en su orden, los delirios hipocondríacos en 58% de los casos y los delirios de inmortalidad en el 55% de ellos.

Diagnóstico y tratamiento
La morbilidad del Síndrome de Cotard se ha sido descrito en grupos etáreos, entre los 16 a los 81 años de edad; sin embargo, la mayoría de los casos ocurren en la edad adulta media. La condición clínica parece ser rara en la adolescencia: en  este período, uno pocos casos han sido reportados en la literatura. La impresión clínica sugiera que su presencia es más frecuente en las mujeres que en los hombres.

Respecto al diagnostico, el especialista señala que el mismo es clínico, mediante la realización de una exhaustiva historia psiquiátrica con los familiares y examinando profundamente todas descripciones delirantes que el paciente manifiesta.

Indica además que hay un estudio de tomografía de emisión de positrones, que establece los daños funcionales a nivel área del procesamiento visual. “La distorsión de la realidad es provocada por un mal funcionamiento del área cerebral llamada giro fusiforme, encargada de reconocer los rostros, y también de la amígdala, en donde está el centro del estado de alarma del hipotálamo, y donde ocurre un procesamiento distorsionado de las emociones. La combinación resulta en una falta de reconocimiento al mirar caras familiares (incluyendo la propia), lo cual provoca que la persona se sienta desconectada de la realidad e inicia todas las despersonalizaciones delirantes que caracteriza al síndrome”.

Según el especialista, el tratamiento del Síndrome de Cotard es muy complejo, ya que el paciente no responde totalmente a los antipsicóticos como en una psicosis simple y aunque presentan muchos síntomas depresivos, sobre todo al inicio del cuadro clínico con fuertes ideas suicidas, los antidepresivos tampoco garantizan ni ejercen una aporte psicofarmacoterapéutico fundamental. Se ha descrito que el uso del tratamiento con TEC (Terapia Electro Convulsiva) suele producir mejorías en todos los pacientes al incrementar el flujo sanguíneo en zonas del cerebro, como la corteza frontal, los ganglios basales o el tálamo.

“El Síndrome de Cotard no es curable, su pronóstico es reservado y el tratamiento es básicamente sintomático. También se sabe que no responde en lo absoluto a los procesos psicoterapéuticos. Los tratamientos son sólo para combatir los síntomas. Por ello es importante que la familia si reciba la ayuda psicoeducativa y psicoterapeuta adecuada, que le permita para poder comprender lo complejo de la enfermedad y cuidar su salud mental ante tan difícil síndrome de la psiquiatría”, precisa.

Modificado por última vez elMartes, 16 Febrero 2016 00:22
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!