Menu

horizontal banner simple y sencillo 1

Síndrome de Intestino Irritable: causas, síntomas y manejo

Síndrome de Intestino Irritable: causas, síntomas y manejo

El Síndrome de Intestino Irritable es una condición incluida dentro de los desórdenes de la interacción intestino - cerebro (antes conocidos como desórdenes funcionales gastrointestinales), en los que se observa una serie de combinaciones de alteraciones de la motilidad y sensibilidad visceral, de la función mucosa e inmune, alteraciones de la microbiota intestinal y procesamientos alterados del sistema nervioso central, sin encontrar alteraciones estructurales en los distintos métodos de diagnóstico.

“La causa exacta del síndrome de intestino irritable es desconocida, pero ciertamente resulta de una interacción anómala de factores o funcionamiento inadecuado de los órganos y sistemas. Sin embargo, se han descrito factores de riesgo para desarrollar esta condición”, explica el gastroenterólogo Jan Axel Cubilla.

Algunos de estos factores de riesgo son: el género sexo femenino, la edad (más frecuente en personas de menos de 50 años), la historia previa de afecciones gastrointestinales de índole infeccioso o el uso de antibióticos de amplio espectro, la historia familiar de síndrome de intestino irritable y el antecedente personal de trastornos del ánimo (ansiedad, depresión) o abusos durante la niñez.

Signos, síntomas y complicaciones
De acuerdo con Cubilla el principal síntoma del síndrome del intestino irritable es el dolor abdominal recurrente (al menos un día a la semana en los últimos tres meses), que se relaciona con las deposiciones (puede mejorar o empeorar con éstas) o que se asocia a cambios en la frecuencia o en la forma de las mismas. En algunos pacientes puede predominar el estreñimiento o la diarrea, o tener brotes alternantes de ambos. Otros síntomas relacionados son la sensación de gas, flatulencias o distensión abdominal y, en ocasiones, las deposiciones pueden acompañarse de moco.

“A pesar que no se reportan casos de muertes por esta afección, y que las principales complicaciones están relacionadas a enfermedad hemorroidal (principalmente en pacientes que cursan con predominio de estreñimiento), el síndrome de intestino irritable deteriora grandemente la calidad de vida de los pacientes”, señala el gastroenterólogo.

El médico afirma que aquellas personas con síntomas moderados a severos tienen tasas tres veces más altas de ausentismo laboral, comparados con pacientes sanos. Además, señala que experimentar los síntomas del síndrome de intestino irritable puede llevar a los pacientes a depresión o ansiedad; y estos, a su vez, pueden empeorar la percepción de los síntomas del síndrome de intestino irritable, a manera de un círculo vicioso que, en muchos casos, requerirá la intervención de un grupo multidisciplinario de especialistas, orquestados por el gastroenterólogo.

Diagnóstico y tratamiento
El síndrome de intestino irritable se diagnostica mediante el interrogatorio y el examen físico durante la consulta con un médico, tras identificar una serie de síntomas y tomando en cuenta frecuencia y tiempo de evolución.

Respecto al tratamiento, el médico explica que este representa un reto para el equipo de salud, y en todo caso deberá ser personalizado de acuerdo a las características propias de la enfermedad del paciente.

“La identificación de factores gatillantes puede ser de utilidad para prevenir los episodios. Algunos de estos factores gatillantes se encuentran en las comidas (aunque el rol de las alergias y/o intolerancias alimentarias no esta plenamente establecido en el síndrome de intestino irritable), el estrés, cambios hormonales y otros”, comenta.

Las recomendaciones generales incluyen consumir alimentos ricos en fibras y bajos en grasas, gluten y/o algunos carbohidratos fermentables (conocidos como FODMAPs por sus siglas en inglés), beber una cantidad adecuada de líquidos, ejercitarse regularmente, dormir adecuadamente y manejar el estrés.

Además de estas medidas, se pueden utilizar medicamentos específicos para mejorar algún síntoma en particular, como anti-espasmódicos y analgésicos, anti-diarreicos, suplementos de fibra o laxantes.

"La mayor parte de los pacientes con síndrome de intestino irritable pueden ser tratados por su médico de cabecera; sin embargo, éste los referirá a un especialista en caso de presentar signos o síntomas de alarma (pérdida de peso, diarrea nocturna, hemorragias o anemia, o dificultad para deglutir, entre otras), si los síntomas han aparecido en el paciente después de los 50 años de edad, o si estos persisten a pesar de las medidas terapéuticas”, precisa.

Modificado por última vez elMiércoles, 06 Diciembre 2017 18:34
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Saludpanama.com. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Log In

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?

¡Gracias!

Close

Por apoyar nuestro website al compartir nuestros contenidos. ¡Lo apreciamos mucho!

0
Likes