Síndrome del Ovario Poliquístico y fertilidad


El Síndrome del Ovario Poliquístico (SOP) es una disfunción endocrino metabólica, caracterizada por alteraciones de la ovulación, entre otros síntomas que afectan a la salud y calidad de vida de la mujer e incluso a su fertilidad.

Su prevalencia es de entre 10 y 15% de las mujeres en edad reproductiva, siendo una de sus manifestaciones más frecuentes los ciclos largos, de más de 35 días (en el 70-80% de los casos), irregulares o anovulatorios.

El SOP se asocia, asimismo, con otros síntomas característicos: aumento del vello facial (hirsutismo), acné, obesidad (distribución de la grasa principalmente en el tronco y en la cintura), hipertensión arterial y predisposición a la diabetes tipo 2.

Este conjunto de síntomas siempre va acompañado de cierto aspecto ecográfico de los ovarios, los cuales se muestran aumentados de tamaño y con múltiples folículos en su interior, condición a la que se debe su nombre: Síndrome del Ovario Poliquístico.

¿Qué ocurre con las hormonas al tener SOP?
El SOP se caracteriza por un exceso de producción de la hormona luteinizante (LH), que a su vez provoca que los ovarios produzcan un exceso de testosterona (normalmente producen muy poca). El exceso de LH y testosterona interrumpe la función ovárica e impide que las mujeres con SOP ovulen regularmente.

Estos desequilibrios hormonales impiden que los folículos en desarrollo de los ovarios maduren adecuadamente. En lugar de que un óvulo domine cada mes y finalmente brote en la ovulación, los folículos en desarrollo quedan atrapados en el interior. Transcurrido un tiempo, se acumulan muchos folículos en el ovario y comienzan a formarse quistes. A la larga, también se forma un revestimiento alrededor del exterior del ovario, causando interrupciones adicionales de la ovulación.

Infertilidad
La infertilidad asociada al SOP obedece a diferentes mecanismos, entre los que destacan la disfunción ovulatoria, la alteración del desarrollo endometrial, la insulinorresistencia, su impacto en la esteroidogénesis ovárica y suprerrenal y, la alta frecuencia de aborto espontáneo de primer trimestre.

El enfoque diagnóstico y terapéutico del SOP debe contemplar todos estos aspectos en forma integral para restablecer adecuadamente el ambiente endocrino-metábolico previo a un embarazo y tener en cuenta las potenciales repercusiones en el mediano y largo plazo para estas pacientes como dislipidemia, diabetes mellitus tipo 2, enfermedad cardiovascular y, cáncer de endometrio y mama.

Si una mujer que tiene SOP es joven, no desea ser madre aún, presenta sobrepeso y alteraciones menstruales, lo primero que debe de hacer es cambiar su estilo de vida; lo cual se logra al mejorar los planes alimentarios, incluyendo practica de actividad física diario, reduciendo con eso una vida sedentaria. La medicación puede ser importante, pero el cambio en el estilo de vida, principalmente en las etapas tempranas, será enormemente beneficioso para mejorar el resultado.

Desde el punto de vista farmacológico, clásicamente, el tratamiento de elección del SOP en mujeres, sin deseos de formar familia, es la ingesta de anticonceptivos orales, cuya carga hormonal mejora el grado de hirsutismo y el acné; y regulan los ciclos menstruales. También puede ser necesaria la indicación de metformina (antidiabético oral), si se constata resistencia a la insulina o pre-diabetes.

Ahora, si nos referimos a una mujer con SOP y deseo reproductivo, podemos considerar dos tipos pacientes. La primera, joven, con largos períodos sin menstruación (sin ovulación), lo cual representa la principal causa obvia de esterilidad. En estos casos es preciso, tras un estudio básico de esterilidad, inducir la ovulación con medicamentos como el clomifeno o gonadotropinas para, posteriormente, recurrir a técnicas sencillas como el coito dirigido o la inseminación artificial. Sólo se hará FIV si las técnicas anteriores fracasan o si está indicada por otros factores ajenos al SOP.

Cabe destacar que aproximadamente el 60% de las mujeres que padecen ovarios poliquísticos son fértiles y pueden concebir en un período de 12 meses intentándolo; simplemente tardan un poco más en conseguirlo, ya que ovulan menos veces al año en comparación con una mujer sin esta condición. 

Generalmente, cuando estas pacientes acuden a un centro de reproducción asistida es porque su SOP se acompaña de un factor de esterilidad más determinante, como otros problemas de índole endocrino o como el factor masculino, y por ello se someten a técnicas de reproducción asistida, como la inseminación artificial o FIV-ICSI.

Por otro lado, es importante tener en cuenta que la paciente con SOP presenta una alta sensibilidad a la FSH, hormona que se utiliza para la estimulación ovárica. Por esta razón, la estimulación ovárica, tanto si es para inseminación artificial como para FIV, se realiza con sumo cuidado, con bajas dosis de inicio y siempre teniendo presente que son pacientes con mayor riesgo de cancelación de ciclos (por riesgo de gestación múltiple, por hiperestimulación ovárica, por respuesta inadecuada a la estimulación ovárica). Hay que destacar que estas pacientes presentan un mayor riesgo de hiperestimulación ovárica, complicación asociada a la estimulación ovárica y que repercute seriamente en la salud de la paciente.

Sólo cuando la inducción de la ovulación fracasa y en casos muy seleccionados, la paciente SOP se puede beneficiar del drilling ovárico por laparoscopia, una multipunción en los ovarios que puede ayudar a restablecer la ovulación, pero se trata de una cirugía y, como tal, no está exenta de riesgos.

Complicaciones durante el embarazo
Una de las consecuencias del SOP es la infertilidad o subfertilidad. Incluso, sobre la misma concepción, ya que, una vez lograda la fecundación, las mujeres con SOP registran una tasa mayor de abortos que el resto de la población, debido a esa anovulación o poca ovulación. 

Asimismo, la paciente con SOP, durante el embarazo tiene mayor riesgo de padecer preeclampsia y diabetes gestacional. 

Si presentas ciclos menstruales irregulares, así como vello facial, acné, subes de peso con facilidad, puedes que padezcas de SOP. En nuestra consulta podemos ayudarte a manejar esta condición, que no tiene cura, y ayudarte a conseguir y controlar tu embarazo de forma segura.

Por Dr. Néstor Ureña - Ginecología

Modificado por última vez elLunes, 04 Febrero 2019 16:04

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!