¿Qué función tiene el apéndice y qué ocurre si se inflama?

  • Publicado en Adultos

Por Dr. Rubén Rivera – Cirugía General y Laparoscopia 

Aunque muchos expertos en medicina están de acuerdo en el apéndice apenas tiene utilidad y tiende a desaparecer, como todas las partes del cuerpo tiene una función.

El apéndice se encuentra en la parte derecha del abdomen. Se trata de una pequeña bolsa que está conectada con el intestino grueso. Su función principal es la de refugiar aquellas bacterias saludables que forman y regulan la flora intestinal y ayudan a la digestión. Por ello, se le considera como un protector de nuestro sistema inmune al producir también anticuerpos.

Cuando se inflama, se produce una condición llamada apendicitis. Puede derivar en peritonitis o rotura por lo que la vida de la persona puede estar en peligro.

¿Cómo podemos detectar si está inflamado? La fiebre es quizá el síntoma principal de la inflamación de apéndice.La temperatura corporal suele estar en torno a los 37,5 a 38°C.

Otros síntomas característicos son: sentir un dolor muy intenso en la parte inferior derecha del abdomen. Este dolor aparece de repente y comienza en la parte superior del abdomen; naúseas y vómitos. En los niños, el dolor puede ser generalizado.

¿Cómo puede prevenir la apendicitis?
La apendicitis por lo general no se puede prevenir; sin embargo, existen una serie de recomendaciones y hábitos que pueden reducir el riesgo de su aparición, sobre todo si a menudo la persona tiene dolor en el estómago, tienes náuseas, etc.

Algunas de estas recomendaciones son: seguir una dieta rica en fibra, evitar las grasas trans y grasas animales, los azúcares refinados y derivados, alcohol, carnes rojas y alimentos procesados; practicar ejercicio físico de forma regular, de al menos 45 minutos diarios; e incluir en la dieta alimentos naturales y jugos, cereales integrales, leches vegetales, limón y naranja o semillas.

La apendicitis y su tratamiento Aunque muchos hablan de ella, la apendicitis es enfermedad relativamente rara que requiere de un tratamiento quirúrgico llamado apendicectomía, que consiste en la extirpación del apéndice.

La apendicitis es una enfermedad inflamatoria de tipo infeccioso que ocurre a la altura del apéndice cecal. Existen muchas teorías sobre las causas de su desarrollo, siendo e de las más comunes una obstrucción de la luz del apéndice, ya sea por tejido linfoide o por material fecal (apendicolito) y la obstrucción por parásitos, cuerpo extraño o por tumoraciones a nivel del apéndice. Otra teoría es la alteración del transito intestinal debido a una dieta baja en fibra.

Por otro lado, se desconoce con exactitud los factores de riesgo de la apendicitis agudas; sin embargo, se ha encontrado una mayor incidencia en pacientes varones de con edades comprendidas entre 10 y 30 años de edad y en niños que tienen antecedente de fibrosis quística. La apendicitis aguda no discrimina la edad, sexo y estatus socioeconómico.

Generalmente inicia con falta de apetito y un dolor mal localizado alrededor del ombligo, que conforme avanzan las horas se localiza en el lado derecho del abdomen bajo y que en ese momento se asocia a nauseas y vómitos. Si no es tratada a tiempo, se presentar fiebre, cefalea, diarrea y datos de infección severa. Si se tiene dolor alrededor del ombligo, que luego se localiza en el lado derecho del abdomen, se debe acudir al medico para que examen y se refiera al especialista.

La cirugía como método de tratamiento
El diagnóstico de la apendicitis es clínico en base a la historia clínica del paciente y el examen físico, que se complementa con exámenes de laboratorios. En caso de dudas, está indicado el uso de ultrasonido y en casos más difíciles o si persiste la duda, se realiza una tomografía computada.

El tratamiento de la apendicitis aguda es quirúrgico: una apendicectomía de urgencia, que puede ser mediante cirugía laparoscópica o cirugía abierta y que en ambas ocasiones consiste en extracción del apéndice cecal, que es la causa de esta infección.

Las personas pueden vivir sin apéndice cecal, lo cual no repercute en su modo y calidad de vida. No obstante, el retraso en el diagnóstico y el tratamiento puede llevar a complicaciones severas o resultados fatales. La principal complicación es la perforación del intestino, la cual puede llegar a producir derramamiento de heces dentro del abdomen, lo que significaría el desarrollo de una infección de todo el abdomen, que de avanzar en el tiempo puede producir septicemia, una infección severa en la sangre que puede terminar en falla orgánica múltiple y producir la muerte.

Leer más..

Celulitis Infecciosa: ¿Qué es y cómo se trata?

  • Publicado en Adultos

Los pies son algunas de las partes del cuerpo donde comúnmente suele desarrollarse este tipo de patología. Hay que prevenir el contacto con personas que tengan heridas. La enfermedad es producida principalmente por bacterias. Si no se actúa a tiempo puede comprometer la vida.

El día anterior había cumplido 36 años y la pasó de maravilla. El tiempo compartido con la familia y los amigos, en aquel escenario casi selvático en la ciudad de Panamá, le renovó las energías. Sin embargo, ahora, un día después, sentía que cansada, adolorida. Los escalofríos y el dolor de cabeza parecían síntomas de un resfriado común, que trató de atenuar con un par de analgésicos.

Al día siguiente, leves picaduras aparecieron en sus piernas y con el pasar de los días, estas poco a poco fueron aumentando su color rojizo e hinchazón. Yolanda no tenía un resfriado. Luego de una visita al cuarto de urgencias y exámenes de sangre, se le confirmó que había desarrollado una celulitis infecciosa.

Contrario a la celulitis de la que comúnmente se habla, esta vez no se refiere a la acumulación de grasas, toxinas o líquidos en el cuerpo, que hace ver la famosa ‘piel de naranja’.

“La celulitis infecciosa es una enfermedad de carácter agudo que ataca varias capas de la piel, muy parecida a la foliculitis, que provoca fiebre, inflamación, enrojecimiento, dolor y calor en la zona afectada. Esta patología es causada por bacterias patógenas como los estreptococos y estafilococos”, explica el cirujano general Rubén Rivera.

¿Cómo inicia?
El proceso de infección inicia cuando la persona sana entra en contacto con la bacteria o con una persona enferma o con elementos que el enfermo haya manipulado.

“Traumas, picaduras, cortadas o heridas pueden ser una puerta de entrada para el desarrollo de esta enfermedad. A través de ellas, pueden entrar bacterias que están en la misma piel, en la ropa o en el agua que normalmente usamos”, explica el doctor.

“La celulitis es una infección muy común, que en cuestión de horas ataca las células que se encuentran bajo la piel, provocando inflamación, acumulación de líquidos y enrojecimiento que poco a poco se va expandiendo en la zona afectada”, añade.

De acuerdo con documentos de los CDC de Estados Unidos, en su mayoría, "los casos que se presentan de celulitis infecciosa se deben a las bacterias de tipo Staphylococcus o Streptococcus, que consiguen penetrar en la piel. Esta es una bacteria que puede estar en el cuerpo sin hacer daño alguno, pero provoca infección en el momento que se presenta una afección en la piel. La bacteria aprovecha cualquier debilidad de la piel para invadir la capa superficial de la piel y desde allí continuar la diseminación hacia adentro y a los lados. Las células de la piel y las defensas reaccionan produciendo sustancias inflamatorias que llevan a los cambios en la piel como enrojecimiento, dolor, calor y endurecimiento. La infección también puede ser provocada, en menor grado, por hongos que penetran en la piel por traumatismos y parásitos, teniendo una evolución más crónica"

Tipos, Signos y síntomas
Según Rivera, esta inflamación del tejido se puede manifestar en cualquier parte del cuerpo y cualquier persona está expuesta a contraerla. Este tipo de infección es más común en personas con heridas quirúrgicas o cortes y picadas que no fueron correctamente tratadas. Asimismo, personas con problemas de piel que pueden causar cortes como eczema, dermatitis o micosis, también tienen mayor riesgo de desarrollar un caso de celulitis infecciosa, así como personas con el sistema inmune debilitado o que sufran de enfermedades como diabetes.

“Los tipos de celulitis se pueden clasificar según su severidad y el lugar donde afecte, pero en la cara, alrededor de los ojos (periorbitaria), sobre o contiguo a las articulaciones tienen riesgo de convertirse en una enfermedad muy seria que puede comprometer la vida”, señala.

Algunos de los síntomas que ayudan a identificar un caso de celulitis infecciosa son: enrojecimiento intenso en la piel; dolor en el cuerpo y en la región afectada; regiones enrojecidas por el cuerpo; inflamación en la región; punticos rojos en la piel; inflamación de la piel con producción de pus; piel muy caliente; fiebre por encima de 38ºc. En los casos más graves, los síntomas más comunes de celulitis infecciosa también pueden incluir temblores, escalofríos, fatiga, mareos, sudoración excesiva y dolores musculares. Los síntomas como somnolencia, la aparición de burbujas o rayos rojos en la piel pueden ser signos de que la celulitis infecciosa se está propagando.

Para prevenir una celulitis infecciosa es importante curar las heridas de forma inmediata y así evitar que bacterias entren en la piel. Si por el contrario, si la persona presenta los síntomas o ya se ha contraído la enfermedad, debe acudir ante un especialista.

Dependiendo de la severidad de caso, será necesario o no la intervención del cirujano general para la realización de drenajes. El tratamiento también incluye el consumo de medicamentos para el dolor y antibióticos, que ayuden a combatir la infección.

“El riesgo que puede provocar el avance de la enfermedad depende de dónde esté localizada la infección, si es en una extremidad puede causar trombosis, si es en la cara podría llegar a provocar una meningitis, hasta puede afectar las venas. La celulitis infecciosa debe tratarse rápidamente para que no se extienda por el cuerpo, ya que las bacterias pueden llegar a la corriente sanguínea y causar graves complicaciones como septicemia, que es una infección generalizada del organismo y poner la vida en riesgo”, comenta.

Leer más..

La diverticulosis: complicaciones y tratamiento

  • Publicado en Adultos

La diverticulosis es una patología benigna del colon, que se caracteriza por la formación de pequeñas dilataciones saculares (bolsas) de las capas más internas del colon o intestino grueso, a través de la capa muscular del mismo. Es más común con el avance de la edad. Se estima que cerca de la mitad de las personas de más de 60 años de edad padecen de diverticulosis. Pero por las dietas que hemos estado llevando en los últimos años, ricas en grasa y bajas en fibras, ya tenemos pacientes de 40 años incluso con episodios severos de diverticulosis.

Leer más..

Nódulos de mama y su manejo

  • Publicado en Adultos

Notarse un bulto en el pecho, en unos de los senos, puede desencadenar una cascada de emociones. Puede haber sorpresa, preocupación, miedo. Lo importante es saber que hay opciones y que su detección, más si es temprana, juega un papel importante en los resultados.

Leer más..

Extirpación de lipomas y quites sebáceos

  • Publicado en Adultos

Los lipomas y quistes sebáceos son unos crecimientos que, en ocasiones, pueden aparecer en diversas partes del cuerpo. No se trata de un mero problema estético. Estos, los quistes sebáceos, pueden infectarse y producir dolor; por lo que la mejor forma de eliminarlos es extirparlos.

Leer más..

¿Qué es la Colelitiasis?

  • Publicado en Adultos

La colelitiasis es una enfermedad que se define como la aparición de cálculos a nivel de la vesícula y son depósitos de materiales solidos del tamaño de un grano de arena o mayor. Principalmente formados por colesterol. Esto es debido a un desequilibrio en la relación de las sustancias que se encuentran dentro de la bilis, que es contenida por la vesícula biliar, lo que lleva entonces a una concreción de los sedimentos de los cristales de calcio, el exceso del colesterol y la bilirrubina.

Los principales factores de riesgo asociados a ella son:
- Sexo: Puede ocurrir en hombres y mujeres, teniendo en estas últimas una mayor aparición en una proporción de 4 a 1.
- Edad: Más frecuente después de los 40 años
- Embarazo: normalmente son asintomáticos y pueden desaparecer luego del parto
- Antecedentes familiares de colelitiasis, Obesidad, Pérdida de Peso muy rápido, dietas ricas en grasas, Diabetes Mellitus.
- Medicamentos: anticonceptivos orales, Fibratos, Ceftriaxone

La sintomatología de la colelitiasis se produce cuando un cálculo obstruye la salida de la bilis de la vesícula biliar y puede incluir desde eventos muy inespecíficos como un simple dolor abdominal tipo cólico, dolor en la espalda u hombros, naúseas, vómitos, gases, mareos, fiebre (asociado a la ingesta de alimentos grasos) hasta signos y síntomas más marcados, como la coloración amarillenta de la piel, pancreatitis e incluso la pérdida del estado de consciencia. Asimismo, hay pacientes que nunca llegan a presentar síntomas.

Diagnóstico y tratamiento
El diagnóstico de esta enfermedad es dado por la sintomatología que presente el paciente y se corrobora por medio de estudios ultrasonográficos, que es el indicado para la evaluación de la vesícula.

En cuanto al tratamiento, este es de tipo quirúrgico (colecistectomía) y de ser posible por vía laparoscópica, que consiste en la extirpación de toda la vesícula biliar a través de pequeñas heridas de aproximadamente 1.5 cm en el abdomen y por medio de instrumentos y una cámara. Con este tipo de cirugía, el paciente tiene mejor evolución en comparación con la cirugía convencional, principalmente en relación con el dolor postoperatorio, tiempo de cirugía, tiempo de recuperación total y regreso a sus labores, y obviamente a nivel de estética.

Es importante señalar que dentro de lo que es el tratamiento de las personas que padezcan de enfermedades asociadas a la colelitiasis, como por ejemplo: diabetes mellitus, anemia falciforme, Insuficiencia Renal (en la cual se esté considerando trasplante), artritis reumatoide, o enfermedades en las cuales requieran corticoides; asó como pacientes que requieran hacer viajes prolongados en sitios apartados (marineros, misioneros, etc.), es imperativo el tratamiento quirúrgico a pesar de que no tengan síntoma, para evitar así complicaciones asociadas por dichas enfermedades en lel caso de los primeros o por lo difícil de encontrar atención médica en el casos de los segundos.

Lo importante en colelitiasis es tratar de prevenir la aparición de esta, siempre y cuando sea posible, y esto se puede llevar a cabo mediante la hidratación adecuada con agua de dos a tres litros diarios, dietas bajas en grasas y altas en fibras, ejercicio físico diario de mínimo 45 minutos. 

Por último, es importante señalar que una vez inicie con los síntomas, se debe buscar atención medica de inmediato para un diagnóstico temprano y un tratamiento eficaz y de esta manera evitar complicaciones posteriores.

Por Dr. Rubén Rivera Arosemena - Cirugía General y Laparoscopia

Leer más..
Suscribirse a este RSS

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

Log in

create an account