Todo lo que podemos hacer contra la celulitis


Aproximadamente el 95% de las mujeres adultas tienen celulitis en algún grado. Se trata de una alteración de las células adiposas, encargadas de acumular grasas, que para muchas se convierte en un verdadero dolor de cabeza por afectar la imagen corporal, pero que puede combatirse con tratamiento – siempre que el mismo sea constante- y entendiendo que los resultados no son inmediatos.

Algunos documentos bibliográficos señalan que parece haber un componente hormonal en su desarrollo. Cabe destacar que las diferencias hormonales entre mujeres y hombres, propician el desarrollo de la celulitis. Las mujeres tienen dos hormonas, la progesterona y el estrógeno, que favorecen la acumulación de adiposidades de grasa y la retención de líquidos, dando como resultado la celulitis. Por ello, en los hombres es raro encontrar celulitis, dejando el carácter sexual como secundario.

La acumulación de tejido graso en determinadas zonas del cuerpo, en especial en las piernas y glúteos, puede ser un problema para muchas mujeres y hombres -aunque el porcentaje de hombres con celulitis es muy bajo-; sin embargo, existen distintas alternativas para combatir la también conocida como ‘piel de naranja’.

No existe una predisposición genética para esta enfermedad. La celulitis puede estar presente en cualquier individuo; sin embargo, se observa mayormente en personas obesas o que fluctúan de peso.

Teniendo en cuenta estos aspectos y que aún no es posible eliminar la celulitis e impedir que vuelva a aparecer, SaludPanama.com conversó con varios expertos sobre las opciones que existen para hacerle frente a esta singular y molesta afección. Las recomendaciones incluyen regular la alimentación, practicar ejercicio físico, realizarse drenajes linfáticos y/o proceder con algún procedimiento de cirugía plástica. No se trata de opciones opuestas, sino por el contrario, complementarias las unas con las otras.

La celulitis en fases
La acumulación atípica de tejido adiposo en ciertas áreas del cuerpo también es conocida como ‘piel naranja’, síndrome de piel naranja’ o lipodistrofia.

La celulitis puede ser blanda o dura. El engrosamiento de las paredes laterales y la alteración de la circulación de la hipodermis forman los hoyuelos que la caracterizan y que la relacionan con la apariencia de la cáscara de una naranja.

Existen cuatro fases para la formaciones de celulitis. Cada una tiene su cuadro clínico característico y se puede tratar de diferentes maneras:                

Fase 1 - Ectasia circulatoria: venosa, linfática y dilatación de vasos dérmicos. Edema intersticial periadipocitario. Clínicamente de caracteriza por pesadez de piernas, la zona celulítica se palpa espesa, menos elástica y más fría, comienza a verse a la presión la ‘piel de naranja’. Pueden aparecer algunas telangiectasias. Esta etapa es reversible.

Fase 2 - Exudativa: La dilatación vascular aumenta, sale suero desde los capilares hacia el tejido subcutáneo. El edema empuja a las fibras conjuntivas y filetes nerviosos. Hay hiperplasia e hipertrofia de fibras reticulares peri capilares y periadipocitarias. Clínicamente presenta los mismos síntomas de la fase 1,  a los que se agrega dolor a la palpación de la zona celulítica. A la presión, aparece la ‘piel de naranja’. Aparecen estrías y várices, tendencia a la obesidad y lipodistrofia localizada. Esta fase también puede ser reversible.

Fase 3 -  Proliferación fibrosa: Las fibras de dermis e hipodermis sufren una degeneración del colágeno, se forman bloques amorfos que provocan aprisionamiento de los adipocitos llenos de triglicéridos. Se altera el metabolismo celular y se forman micro nódulos. Clínicamente se caracteriza por presentar ‘Piel de naranja espontánea’. Adicionalmente, la piel está fría, seca y con "pocitos". Se perciben várices superficiales y profundas; artropatías dolorosas y lipodistrofia localizada, asociada a estrías nacaradas y flacidez. Durante el periodo pre menopáusico, se hace difícil la reversibilidad, salvo que se efectúe un tratamiento exhaustivo y sostenido.

Fase 4 - Fibrosis cicatrizal: La progresiva compresión de vasos y nervios, produce alteración nutricional del tejido conjuntivo, sin alteración real del tejido adiposo que permanece normal en su constitución química. La unión de micro nódulos forma el “macro nódulo”. Clínicamente, se nota como ‘Piel acolchonada o capitoné’, que se ve a simple vista sin necesidad de presión (nódulos duros e indoloros). Es frecuente en la etapa post menopáusico y no es reversible.
 
La alimentación
De acuerdo con la nutricionista Yarabín De Icaza, las personas que tienen celulitis es porque han llevado un estilo de vida caracterizado por el consumo excesivo de alimentos en los que predominan la grasa, los azúcares refinados, las bebidas carbonatadas, el exceso de sodio, el alcohol y el tabaquismo, y por el sedentarismo, que son considerados desencadenantes de este tipo de alteración corporal.

La alimentación que propicia la celulitis suele ser la denominada "comida basura". También el exceso de harinas, así como la ingesta de bebidas gaseosas (sodas) son un estimulante del desarrollo de celulitis por su alto contenido de azúcar, que es captadas por la sangre y que después se acumula en la dermis en forma de grasas.

Si la persona ya tiene celulitis “es recomendable que disminuya su consumo de grasas, ya que esto hace que la grasa  deposite cada vez más en el cuerpo, lo que agrava el problema. También es importante que la alimentación tenga un adecuado aporte de fibra”, dice.

De Ycaza enfatiza en que cambiar hábitos de estilo de vida como la realización de ejercicios físicos de larga duración aumentan la quema de grasa, mejoran la salud cardiovascular y el control de peso.

Lo anterior, “acompañado de una alimentación adecuada que incluya una buena hidratación, puede contribuir a la mejora en las etapas tempranas de la celulitis, así como prevenir el avance en los trastornos de la microcirculación, la acumulación de grasa en determinadas zonas del cuerpo, el edema y en el desarrollo del componente hormonal que le caracterizan”, dice.

Respecto a cómo se previene la celulitis desde el aspecto nutricional, la especialista precisa que una alimentación que cubra todas las necesidades nutricionales incluyendo la nutrición celular y en la que el metabolismo de desecho sea eficiente-; la práctica regular de la actividad física y otras actividades para el control de la ansiedad y estrés son la clave del éxito.

Se debe limitar el consumo de sustancias perjudiciales como el alcohol, el café o el tabaco, y reducir el consumo de sal, dado que provoca retención de líquidos y una mala circulación.

En este sentido, se recomienda el consumo de productos sanos como frutas y verduras, que impide que se continúe acumulando tejido adiposo en ciertas zonas del cuerpo. Debe contemplarse también la ingesta diaria de colágeno, silicio, ácido hialurónico y vitamina , que contribuirá al control de la acumulación de grasas.

El ejercicio físico
En el tratamiento anticelulítico, la alimentación equilibrada no es lo único a tomar en cuenta. Se debe combinar con el ejercicio físico. De acuerdo con el personal trainer Evencio Geant, no hay mejor alternativa para prevenir o mejorar la celulitis que los ejercicios físicos de actividad prolongada, ya que los de corta actividad tienden a consumir la energía no adiposa del organismo.

“Es recomendable entonces subir y bajar escaleras o trotar, para ejercitar principalmente las piernas y los glúteos, que son las zonas donde suele acumularse la grasa en mayor medida. Esta rutina puede combinarse con actividades aeróbicas de bajo impacto y de larga duración como lo es la natación, caminar, elíptica, montar en bici o correr)", dice.

"Procurar mantener un peso adecuado y realizar ejercicio físico es beneficioso para no agravar el efecto", destaca.

Sin embargo, no basta con practicar ejercicio el mes antes de las vacaciones, para que esa celulitis no se note. Se debe crear el hábito de practicar diariamente una actividad física, porque además de los beneficios físicos, se logra reducir y controlar la producción de estrógenos, que es una causa muy común en la aparición de celulitis.

Afirma que una correcta rutina de ejercicios para combatir la celulitis en piernas y abdomen debe incluir ejercicios de tonificación y ejercicios aeróbicos. Asimismo, es bueno cambiar ciertos hábitos de la vida diaria, como empezar a subir por las escaleras y no por el ascensor; y si en el trabajo obliga a pasar muchas horas sentado, es importante levantarse cada hora para activar la circulación.

La consideración estética y dermatológica
El tejido adiposo o tejido celular subcutáneo es la capa más profunda de la piel, por lo cual las patologías de esta región anatómica son responsabilidad directa del dermatólogo, entre estas el combate de la celulitis.

El diagnóstico de la celulitis es clínico. De acuerdo con la médico especialista en dermatología Karen Miller, basta con observa y palpar el panículo adiposo para realizar un diagnóstico.

Según Miller, "lo fundamental para el tratamiento de la celulitis es la dieta y el ejercicio. Ahora, como tratamiento complementario, los dermatólogos emplean la mesoterapia, equipos de radiofrecuencia, ultrasonido, drenaje linfático y láser. Los resultados varían de acuerdo al individuo y el área a tratar".

No está demostrado que aplicarse cremas resuelva la presencia de la celulitis; por el contrario, sus resultados son controvertidos y si se producen suelen aparecer a largo plazo. Cabe destacar que algunas cremas anticelulitis tener ginkgo biloba o el ácido retinoico; sustancias que pueden producir reacción alérgica, dermatitis de contacto y prurito.

Los drenajes linfáticos, aunque sean enérgicos y dolorosos, no garantizan la desaparición de la celulitis. No obstante, sí la pueden mejorar parcialmente, según la naturaleza del afectado y su estado físico general.

Los drenajes linfáticos, que deben realizarse a diario, ayudan a eliminar esa grasa localizada, favorecer el retorno venoso y eliminar el exceso de líquido de piernas y abdomen.
 
Además de los masajes, es importante mantener muy hidratada y exfoliada la piel. Utilizando arena o sal gruesa, mezclada con el gel de baño, se recomienda exfoliar la piel y principalmente de las piernas durante 10 o 15 minutos o dos veces a la semana.

La liposucción y la cirugía
Finalmente, el camino más corto para reducir los efectos de la celulitis en la piel es la liposucción; sin embargo, esta una intervención quirúrgica tampoco garantiza que no se vuelva a acumular la grasa en el futuro y reaparezca la piel de naranja.

En este sentido, de acuerdo con el cirujano plástico Edgar Terán, la práctica de una liposucción deberá ir acompañada por cambios en los hábitos de consumo y ejercicio físico, sí se esperan resultados a largo plazo.

Terán señala que “la liposucción superficial ayuda a la liberación de los trabéculos. Sin embargo, enfatiza en que es necesario un evaluación previa para el análisis y planeamiento del tratamiento contra la celulitis”.

La liposucción, que es la extracción quirúrgica del exceso de grasa debajo de la piel, no resuelve el problema. La acumulación de grasa aparecerá inevitablemente si la persona no cambia sus hábitos, procura alimentarse sanamente y recurrir a los ejercicios físicos. De igual manera, la mesoterapia tampoco garantiza la solución del problema.

Por otra parte, la cirugía suele ayudar en mayor medida cuando se produce el corte o desprendimiento epidérmico de la capa grasosa. Este recurso sólo es recomendable cuando la celulitis ha alcanzado niveles que afectan la calidad de vida del paciente.

Según Terán, la cirugía puede mejorar la celulitis en la fase 2, 3 o 4. Asegura además que "el láser interno o Lipolisis es la última generación en tratamientos quirúrgicos para combatir la celulitis, que conjugado con masajes, ultrasonido y drenajes linfáticos posterior a la cirugía, ofrecen excelentes resultados, siempre que sean realizados por profesionales idóneos”.

La cirugía láser destruye la grasa acumulada y estimula la liberación de colágeno, aumentando así la elasticidad de la piel.

Modificado por última vez elJueves, 03 Marzo 2016 23:12
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

Log in

create an account