Tratamiento de hernias inguinales sin cicatrices visibles

Compartir en mis redes:

Las hernias son defectos de la fascia, una capa que refuerza a los músculos y que le da resistencia a ciertas partes del cuerpo. Las hernias inguinales son defectos localizados en la ingle. Pueden ser unilaterales o bilaterales, y condicionan salida de parte del contenido abdominal -epiplón o intestino-, notándose un abultamiento en esta región y, en ocasiones, produciendo dolor.

Las hernias inguinales pueden presentarse en pacientes de ambos géneros y pueden ser de dos tipos: directa o indirecta, dependiendo de la relación anatómica de las estructuras de la región inguinal.

Las hernias directas son una debilidad de la fascia y están relacionadas con el esfuerzo, mientras que las indirectas, más frecuentes, atraviesan el anillo inguinal profundo, que en el caso de los hombres es por donde pasa el cordón espermático que lleva los vasos sanguíneos a los testículos, y en el caso de las mujeres, el ligamento redondo, la estructura de sujeción del útero.

En la etapa embrionaria, el testículo se encuentra en la cavidad abdominal y durante los primeros meses de vida desciende hacia el escroto y posteriormente puede arrastrar consigo una estructura denominada Túnica Albúmina, que se debe cerrar en las etapas temprana de la vida. Cuando no sucede, produce la hernia y cuando se cierra parcialmente, deja pasar líquido intra-abdominal, produciendo un Hidrocele. En otras ocasiones, esa pequeña permeabilidad en la edad adulta puede -por causas agregadas- producir una hernia inguinal.

La causa depende del tipo de hernia. Generalmente, las indirectas son congénitas y en adultos, además de deberse al cierre parcial del orificio, están relacionadas directamente con el esfuerzo físico, falta de ejercicio y obesidad. Este tipo es más frecuente en los hombres, en una proporción 2:1. En los adultos mayores, tiene una alta relación con problemas de próstata y el esfuerzo que realizan para poder iniciar la micción.

Existe un tercer tipo de hernias en la región que son las femorales, más frecuentes en mujeres. Consisten en un defecto en el anillo femoral (por donde pasan los vasos femorales que irrigan los miembros inferiores) y está condicionada principalmente a un aumento de presión dentro de la cavidad abdominal, por lo que la obesidad y específicamente el embarazo, son los principales condicionantes.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico es clínico, mediante una exploración con el paciente de pie; sin embargo, a pacientes obesos o con mucho tejido adiposo en la región inguinal se les realiza un ultrasonido.

El tratamiento es meramente quirúrgico y debe realizarse a corto plazo, una vez se haya hecho el diagnóstico, ya que las hernias tienen la peculiaridad de entrar y salir. En algunas ocasiones salen y no vuelven a entrar (encarceladas) y en otras, además de encarcelarse se estrangulan. El contenido dentro de la hernia es un segmento de intestino, el cual se puede necrosar y perforar, una condición grave, peligrosa y de urgencia, que puede terminar en resecar un tramo del intestino afectado.

La cirugía consiste en reducir el tejido herniado, colocar una malla para reforzar el tejido inguinal y evitar las recidivas, y se realiza mayormente de manera ambulatoria.

Actualmente, existen tres formas de abordaje para la reparación de hernias inguinales; abierta, laparoscópica y SILS. La primera consiste en realizar el procedimiento mediante una herida de aproximadamente 5-8 cm en la región inguinal.

La segunda, se realiza a través de una incisión de un centímetro en el ombligo y dos laterales de medio centímetro. Mediante la técnica extraperitoneal (TEP) o transabdomino pre-peritoneal (TAPP) se reduce la hernia desde la cavidad abdominal, se evalúa el contenido de la hernia y el orificio herniario y se coloca malla por debajo del piso, lo cual reduce aún más la recidiva.

Por último, el SILS (Single Incisión Laparoscopic Surgery) se refiere al abordaje por una sola herida. A través del ombligo, con una incisión de 1.5 cm, se introduce un puerto e instrumentos especiales, se realiza la reparación y colocación de malla con técnica (TAPP), sin dejar cicatriz visible, con una mejor evolución y mínimo dolor.

Los resultados finales se ven a los tres meses, por lo que se prohíbe realizar esfuerzo ni levantamiento de peso hasta que no se cumpla con este periodo.

En Panamá, esta enfermedad se presenta entre el 3 y 5% de la población; sin embargo, es una de las cirugías más frecuentes a realizar en un servicio de cirugía.

Por Dr. Luis Javier Cárdenas / Cirugía General, Gastrointestinal - Laparoscopia

 

Modificado por última vez elMartes, 17 Junio 2014 22:45
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama
Inicia sesión para enviar comentarios
Compartir en mis redes:

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!