Vacunación minimizaría riesgo de Sarampión en Panamá. OMS emite alerta mundial.


"Panamá es susceptible a importar casos de sarampión, debido a la gran cantidad de turistas e inmigrantes que proceden de países donde está circulando el virus de sarampión". Así lo asegura el infectólogo pediatra del Hospital del Niño Xavier Sáez-Llorens.

Ayer 15 de febrero, la Organización Mundial de la Salud (OMS), alertó sobre un posible aumento de 50% de los casos de sarampión, registrados el año pasado con relación a 2017.

Según la OMS, a mediados de enero, cerca de 229 mil casos de sarampión fueron informados en el mundo para 2018, frente a 170 mil en 2017. También reporta que el año pasado, el sarampión causó la muerte de unas 136 mil personas en el mundo.

Todas las regiones registraron un incremento de casos versus el año pasado. Venezuela y Brasil impulsan el auge del sarampión en América.

"Cuando vemos los casos señalados aumentar en casi 50%, sabemos que nos dirigimos por el mal camino", declaró Katherine O'Brien, la directora del departamento de vacunas y productos biológicos en la OMS, en conferencia de prensa.

"Nuestros datos muestran que hay un aumento substancial (del número) de casos de sarampión. Lo constatamos en todas las regiones. Observamos epidemias que se prolongan y se amplían", añadió.

Estas cifras son provisionales dado que los países tienen hasta el mes de abril para anunciar los casos registrados en 2018, lo que supondría un escenario similar o peor.

El riesgo para Panamá
"En la medida en que mantengamos altas coberturas de vacunación contra sarampión en Panamá, el riesgo será mínimo aunque no inexistente", señala Sáez-Llorens.

Según el infectólogo pediatra, Panamá es susceptible a importar casos de sarampión, debido a la gran cantidad de turistas e inmigrantes que proceden de países donde está circulando el virus. Cabe destacar que ya han pasado más de 20 años sin el registro de un caso autóctono.

Precisa que las autoridades sanitarias deben optimizar las tasas de vacunación en todas las comunidades del territorio nacional y estar en vigilancia estrecha de la condición de salud y esquema de vacunación de los viajeros que ingresen en el país. Asimismo, destaca la importancia de que los padres se aseguren de que sus hijos estén al día en su esquema de vacunación.

"Debido a las buenas coberturas de vacunación contra sarampión en Panamá y a la calidad del equipo de epidemiología ministerial para minimizar brotes, considero improbable que haya un número sustancial de casos que pueda desbordar la capacidad de atención ambulatoria u hospitalaria", expresa.

No obstante, "es necesario mantenernos en alerta constante a la información que procede de otros países y tener a los equipos epidemiológicos preparados para enfrentar la potencial reintroducción del sarampión al país", dice.

A juicio del médico, este auge de casos se debe principalmente a la desinformación de los grupos anti-vacunas en materia de seguridad de la vacunación contra el sarampión, una enfermedad inmunoprevenible que ya había sido controlada en muchas partes del mundo y que ha empezado a resurgir de manera preocupante en Europa y Estados Unidos, causando mucha morbilidad, incremento de hospitalización y una cifra no despreciable de niños fallecidos.

"La infección puede ser introducida en países latinoamericanos con bajas coberturas de vacunación. De hecho, el sarampión ya está causando estragos en Venezuela y, a través de la emigración, han empezado a aparecer casos en otros países de la región", explica.

El sarampión
El sarampión es una enfermedad grave y muy contagiosa, que puede ser evitada con la aplicación de dos dosis de una vacuna "segura y eficaz", según la OMS, organismo que lamenta la difusión de falsas informaciones sobre la vacuna, en especial en los países de altos ingresos per capita.

El sarampión puede causar complicaciones debilitantes, e incluso fatales, como la encefalitis, la neumonía y la pérdida de visión. El riesgo de muerte y de complicaciones es muy elevado en los bebés y en los niños que sufren desnutrición o cuyo sistema inmunitario está debilitado.

A escala mundial, "la principal causa" de este fracaso en la vacunación de los niños es "que los que tienen más necesidad (...) no tienen acceso a la vacuna. Estos son los más pobres, los que viven en las comunidades más marginalizadas. Pueden ser niños de refugiados, migrantes" dijo Katherine O'Brien, directora del departamento de vacunas de la OMS.

“El sarampión es una enfermedad infecciosa, muy contagiosa, producida por un virus, que conlleva elevada morbilidad y mortalidad, particularmente en niños desnutridos. Las estadísticas actuales indican que por cada mil casos de sarampión, 1-2 morirán por las complicaciones de la enfermedad. La mortalidad es más elevada en países subdesarrollados y en niños con carencias nutricionales”, explica Sáez Llorens.

Respecto a los síntomas, el infectólogo señala que el sarampión inicia con fiebre alta, seguido un poco después de tos, secreción nasal (moqueo) y enrojecimiento de los ojos. Posteriormente, se reflejará un sarpullido de puntitos rojos (exantema), que empieza en la cabeza y se extiende al resto del cuerpo. Los síntomas son similares en niños y adultos.

“El sarampión puede ser grave en niños pequeños y puede causar neumonía, encefalitis (inflamación del cerebro) y muerte. Las complicaciones son más frecuentes en niños menores de 5 años y en adultos”, destaca Sáez.

La vacuna
“Aunque con la vacunación se ha reducido la incidencia mundial del sarampión en más del 99%, todavía hay países con casos y brotes, particularmente por bajas coberturas vacunales y campañas malintencionadas y falsas de grupos anti-vacunas.
Afortunadamente, Panamá está libre de casos autóctonos de sarampión desde hace dos décadas”, agrega.

No obstante, el especialista en infectología pediátrica enfatiza en la importancia de la aplicación de la vacuna, inclusive en Panamá. “Nada que no sea la vacunación es efectiva para prevenir el sarampión, debido a que la infección es extremadamente contagiosa. Asimismo, no hay tratamiento antiviral específico. Los medicamentos usados son paliativos y para manejo de complicaciones”.

De acuerdo con Sáez, la vacuna se puede administrar a cualquier edad (a partir del año de edad), especialmente si la persona no ha sido vacunada correctamente o si hay riesgo de circulación del virus en el país.

Generalmente, se aplica entre los 12 y 15 meses de vida, con una dosis de refuerzo a lo 4-6 años de edad. Adicionalmente, cada cierto tiempo el Ministerio de Salud ejecuta una vacunación de barrido, para eliminar riesgos de introducción del virus al país.

“La vacunación previene la enfermedad. No obstante, como la vacuna es 95% efectiva, se requiere alta cobertura anual para minimizar la población de susceptibles a contraerla”, agrega.

Modificado por última vez elSábado, 16 Febrero 2019 17:28
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama
Inicia sesión para enviar comentarios

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!