Deseo reservar una consulta online

Toca el siguiente botón rosado y elige a tu especialista de la salud para consultar.

Slider

Várices pélvicas y su manejo

  • Publicado en Adultos
  • Leído 545 veces

Esta enfermedad poco conocida puede ocasionar dolor pélvico y otras molestias físicas y psicológicas

El síndrome de congestión pélvica (SCP) -o varices pélvicas- es una enfermedad compleja y poco conocida que afecta a aproximadamente el 20% de la población.

En muchos casos es difícil de diagnosticar. Es más común en las mujeres, ya que está relacionada con la gestación: el aumento de vascularización que se produce en la región útero-ovárica durante el embarazo favorece el desarrollo de varices en la pelvis, alrededor del útero o, incluso, en la región genital y las piernas.

Sintomatología
El principal síntoma del SCP es la presencia de dolor opresivo y sordo en la zona de la pelvis que, se agrava al sentarse, mantenerse de pie, durante o después de las relaciones sexuales o justo antes del inicio de la menstruación.

Otros signos habituales son: descarga vaginal, edema vulvar, dolor lumbrosacro, molestias rectales, mayor frecuencia urinaria, hemorroides o varices en la zona vulvar, perianal, en glúteos o en la cara interna y externa de los muslos.

¿Cómo se diagnóstica?
El uso de técnicas de imagen sin esenciales para un diagnóstico certero.

Al paciente se le ordena la realización de procedimientos como el ultrasonido abdominal o el ecodoppler transvaginal. Otra técnica radiográfica eficaz, considerada el "goldman standard" para el diagnóstico del SCP es la flebografía, un método que emplea fluoroscopia, y que permite valorar y evidenciar la presencia de varices pélvicas y determinar los patrones de reflujo y obstructivos mediante contrastes de los distintos territorios vasculares afectados.

En ocasiones, para una correcta evaluación y diagnóstico también es útil una anamnesis y valoración del historial clínico del paciente.

Opciones de tratamiento
Aunque el tratamiento farmacológico puede resultar útil para el alivio del dolor, la técnica más eficaz, es la embolización, un procedimiento que consiste en ocluir las venas afectadas -para que no sigan agrandándose con sangre- lo que evita que se desarrollen nuevas varices.

Con este tratamiento se reduce el dolor hasta en 85% de los casos, a un plazo de 2 años, sin cambios significativos en cuanto al ciclo menstrual y la fertilidad a largo plazo.

La embolización es un procedimiento seguro, que se realiza de manera ambulatoria con una duración máxima de dos horas. Es mínimamente invasivo y se realiza bajo anestesia local.

Por Dra. Flor Ibarra - Cirugía Vascular Periférica

Modificado por última vez elMartes, 10 Diciembre 2019 08:20
TIENDA
Compra con confianza en este enlace...
Slider
1

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

Log in

create an account