Reportajes en Video

Vejiga hiperactiva: causas y tratamientos


La vejiga hiperactiva es una condición clínica caracterizada por tener una necesidad urgente y repentina de orinar. Para algunos pacientes, esa necesidad puede ser difícil de controlar, y si tiene vejiga hiperactiva pueden tener pérdida involuntaria de orina (incontinencia imperiosa).

Quienes padecen de vejiga hiperactiva pueden en ocasiones sentirse avergonzados, aislarse e incluso ver afectada y limitada su vida laboral y social. La buena noticia es que se trata de una condición fácil de diagnosticar con una breve evaluación y puede tratarse porque todos sus síntomas tienen una causa específica. 

El tratamiento de la vejiga hiperactiva comienza con estrategias de conducta, como cronogramas para beber líquidos, horarios para orinar y técnicas de contención de la vejiga mediante el suelo pélvico. Si estas estrategias conservadoras no son suficientes para controlar los síntomas, al paciente le serán recetados medicamentos.

Síntomas
Entre los principales signos y síntomas de la vejiga hiperactiva están:

- Sensación de una necesidad urgente y repentina de orinar, que es difícil de controlar.
- Sufrir de incontinencia imperiosa: la pérdida involuntaria de orina inmediatamente después de la necesidad urgente de orinar.
-Orinar con frecuencia. De entre ocho o más veces en un periodo de 24 horas.
- Despertarse de dos o más veces durante la noche para orinar (nicturia).

Si bien la vejiga hiperactiva es frecuente en los adultos mayores, no forma parte del proceso normal de envejecimiento. Por lo tanto, cualquier persona que presente estos síntomas y los mismos le provoquen angustia o afecten su vida, deben acudir ante un especialista. Existen tratamientos que pueden ayudar a mejorar esta condición, sin duda, incómoda.

Causas
Los riñones producen orina, que va hacia la vejiga. Al orinar, la orina sale por una abertura ubicada en la parte inferior de la vejiga y fluye hacia el exterior a través de un tubo denominado "uretra". Las mujeres tienen el orificio de la uretra ubicado exactamente arriba de la vagina, mientras que los hombres lo tienen en la punta del pene.

Cuando la vejiga se llena, las señales nerviosas enviadas al cerebro desencadenan la necesidad de orinar. Al orinar, las señales nerviosas coordinan la relajación de los músculos del suelo pélvico y los músculos de la uretra (músculos del esfínter urinario). Los músculos de la vejiga se tensan (contraen) y, de este modo, expulsan la orina hacia afuera.

La vejiga hiperactiva ocurre cuando los músculos de la vejiga comienzan a contraerse involuntariamente, aunque el volumen de orina almacenado sea bajo. Esta contracción involuntaria genera la necesidad urgente de orinar.

Son diversas las causas que pueden contribuir el desarrollo de vejiga hiperactiva, entre estos:

- Trastornos neurológicos, como los accidentes cerebrovasculares y la esclerosis múltiple.
- Diabetes.
- Medicamentos que causan un aumento rápido en la producción de orina o que deben tomarse con mucho líquido.
- Infecciones agudas de las vías urinarias que pueden ocasionar síntomas similares a los de la vejiga hiperactiva.
- Anomalías en la vejiga, como tumores o cálculos.

Factores de riesgo
Asimismo, existen factores que obstruyen la salida de la vejiga como:

- El agrandamiento de la próstata, estreñimiento o cirugías anteriores para tratar otros tipos de incontinencia.
- El consumo excesivo de cafeína o alcohol
- Un deterioro de la función cognitiva debido al envejecimiento, que puede impedir que la vejiga interprete correctamente las señales enviadas por el cerebro.
- Dificultades para caminar, que pueden generar urgencia urinaria si no puede llegar al baño rápidamente.
- Vaciamiento incompleto de la vejiga, que puede ocasionar síntomas de vejiga hiperactiva al quedar poco espacio para almacenar orina.

Al envejecer, aumenta el riesgo de presentar vejiga hiperactiva. También es mayor el riesgo de padecer enfermedades y trastornos tales como agrandamiento de la próstata y diabetes, que pueden contribuir a otros problemas relacionados con la función de la vejiga.

Muchas personas con deterioro cognitivo (por ejemplo, después de un accidente cerebrovascular o con enfermedad de Alzheimer) es posible que desarrollen vejiga hiperactiva. La incontinencia que se produce a causa de este tipo de situaciones puede controlarse con cronogramas para beber líquidos, horarios y recordatorios para orinar, prendas absorbentes y programas de movimiento intestinal.

Es importante saber que algunas personas con vejiga hiperactiva también presentan problemas de control intestinal. Esta información también debe ser del conocimiento del médico de cabecera del paciente.

Tratamiento
La incontinencia, sin importar el tipo que sea, puede afectar la calidad de vida en general de una persona. Si los síntomas de vejiga hiperactiva alteran la vida del paciente en gran medida, este podría padecer de:

- Sufrimiento emocional o depresión
- Ansiedad
- Alteraciones del sueño o interrupción de los ciclos de sueño
- Problemas de sexualidad

El médico especialista puede recomendar un tratamiento para las afecciones relacionadas, con el fin de determinar si tratar eficazmente una afección relacionada ayudará a mejorar los síntomas urinarios.

Algunos pacientes también pueden tener un trastorno llamado incontinencia mixta, caracterizado por la presencia de la llamada incontinencia de urgencia y la de esfuerzo al mismo tiempo. La incontinencia de esfuerzo es la pérdida de orina al hacer un esfuerzo físico o presionar la vejiga; por ejemplo, durante actividades como correr o saltar. Es probable que el tratamiento de la incontinencia de esfuerzo no ayude mejorar los síntomas de vejiga hiperactiva.

En las personas mayores, puede darse una combinación frecuente de problemas para almacenar orina en la vejiga y para vaciarla. La vejiga puede ocasionar mucha urgencia e incluso incontinencia, pero no se vacía correctamente. Un especialista puede ayudar con esta combinación de problemas de la vejiga.

Prevención
Las siguientes opciones de estilo de vida saludable pueden reducir el riesgo de padecer vejiga hiperactiva:

- Mantén un peso saludable.
- Realizar actividad física y ejercicio diariamente con regularidad.
- Reducir el consumo de cafeína y alcohol.
- Dejar de fumar.
- Controlar las enfermedades crónicas, como la diabetes, que pueden contribuir a los síntomas de vejiga hiperactiva.

Aprender dónde están ubicados los músculos del suelo pélvico y fortalecerlos mediante la realización de los ejercicios de Kegel puede también ayudar. Para ello, se debe tensionar (contrae) los músculos, mantener la contracción durante dos segundos y relajar los músculos durante tres segundos. Aumentar gradualmente el tiempo hasta mantener la contracción durante cinco segundos y, luego, diez segundos por vez. Realizar tres series de diez repeticiones por día.

Por Dra. Marta Sánchez - Urología

Modificado por última vez elMiércoles, 12 Diciembre 2018 15:44

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!