Verano: Ojo con los moluscos

  • Publicado en Niños
  • Leído 216 veces

Si hiciéramos una encuesta a los niños acerca de cuál es su estación del año preferida, seguramente el verano ganaría. Los días son más largos, hace más calor, no tienen colegio, ven a sus amigos, van a la piscina, salen al parque, van a la playa, están mucho tiempo fuera de casa.

En la época de verano, los niños están más expuestos a la infección por moluscos. Y no es por lo que coman, sino por un mayor uso de las piscinas, a que la piel está más descubierta y expuesta al contacto con otras personas que, a su vez, también llevan más superficie de la piel al aire y a que frecuentamos más los lugares húmedos y cálidos (vestuarios, duchas públicas, toallas de uso compartido, etcétera).

El molusco contagioso es una infección viral de la piel, muy común en niños, que tiene como resultado protuberancias o bultitos de color rosado, amarillento o blanquecino que aparecen en forma de racimo, cuyo tamaño varía y puede ser como la cabeza de un alfiler o la goma de borrar de un lápiz. Estas protuberancias no causan dolor, en la mayoría de los casos no causan síntomas, pero en pacientes con pieles delicadas y atópicos pueden causar un gran picor. La molestia principal puede ser estética al aparecer en áreas expuestas.

Tras rascarse, el paciente se lastima las protuberancias y puede complicarse con sobreinfección bacteriana, cicatrices y manchas. El molusco contagioso se propaga a través del contacto directo de persona a persona y por el contacto con objetos contaminados, como toallas.

De acuerdo con la dermatóloga pediatra Begoña Gomar, aunque no se trata de lesiones graves y tienden a resolverse espontáneamente, lo cierto es que tardan mucho en desaparecer; años incluso. Por este motivo, normalmente se recurre al tratamiento en la consulta del dermatólogo.

“El tratamiento se establece de acuerdo con la edad del niño, la extensión de las lesiones y la tolerancia del paciente a ciertos procedimientos que pueden resultar molestos. Normalmente, lo que se hace es extirpar la lesión mediante curetaje (raspado) o aplicar ciertos productos tópicamente para hacer desaparecer las lesiones y acelerar su curación”, explica.

“Las protuberancias y la piel a su alrededor pueden enrojecerse e inflamarse. Se cree que esta es una respuesta inmunitaria a la infección. Si se rascan, estas protuberancias se pueden infectar. Si las lesiones aparecen en los párpados, se puede tener conjuntivitis”, añade.

Prevención
La dermatóloga Begoña Gomar, señala que para evitar la transmisión del virus se pueden realizar las siguientes acciones:

- Lavarse las manos: Mantener las manos limpias puede ayudarte a prevenir la transmisión del virus.
- Evitar tocar las protuberancias. Al ser contagioso, puede propagarse a otras partes del cuerpo.
- No compartar los objetos personales: Esto incluye la ropa, las toallas, los cepillos de pelo u otros elementos personales como los de higiene personal. También tratar de no pedirlos prestados a otras personas.
- Cubrir las protuberancias: Cubrir las protuberancias con ropa cuando estés cerca de otras personas, para evitar el contacto directo.

Modificado por última vez elMartes, 14 Enero 2020 19:06
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

Log in

create an account