Zonas del cuerpo que más debes proteger en verano


Ya estamos metidos de lleno en la época de verano y muchos incluso disfrutan de vacaciones, permitiéndoles desconectarse de la rutina, el entorno que les rodea, el estrés laboral y el ritmo frenético de la ciudad.

La mayoría de los panameños eligen la playa como destino vacacional por excelencia; y es que en efecto no hay nada más relajante que el sol, el mar y la arena y todos parecen volver reseteados, totalmente liberados del estrés, con una piel radiante y dorada por el sol; sin embargo, de esta última surgen importantes problemas.

Como nos encanta tomar el sol y el efecto bronceado que este provoca, es importante estar consciente del impacto que tiene esta práctica en nuestra salud y apariencia, ya que aunque veamos ese tono bronceado como sinónimo de salud y belleza, la realidad es que una piel bronceada es sinónimo de piel dañada por el sol, que se traducirá posteriormente en piel envejecida prematuramente, con resequedad, flacidez, cambios de coloración y con riesgo aumentado de cáncer de piel.

Ahora, también existen zonas olvidadas -ya que principalmente nos preocupamos únicamente del rostro-, que sufren mucho con el calor, el sol y la humedad, y apenas les prestamos atención.

Por ellos queremos hacer énfasis en que los cuidados indispensables de la piel para el verano, no sólo en el rostro sino en las zonas del cuerpo que más lo necesitan, para que al acabar la época puedas disfrutar de una piel con ese tono que deseas, a la vez de lisa y radiante, y no paliar demasiado con los efectos dañinos inmediatos del sol y aquellos que se acumulan y causan daño muchos años después. Recuerda que nuestra piel tiene memoria.

Rostro
Aunque la idea es reforzar la importancia del cuidado en las zonas olvidadas, es importante recalcar que el rostro es, sin duda, la zona que más sufre ante la exposición solar y que, aunque es la que más acostumbrados a cuidar estamos, debe hacerse de la manera correcta. En primer lugar, es imprescindible saber que el uso de protector solar en el rostro debe ser de uso obligatorio, todos los días durante todo el año, y aún más en verano, ya que el sol está más fuerte y la exposición es mayor. Cada vez que salgamos de casa es recomendable llevar un buen protector solar en el bolso para aplicarlo varias veces al día.

Cuello y escote
Muchos, incluso al aplicarse protector en el rostro, se olvidan del cuello y el escote, dos zonas muy sensibles donde, además, los signos de la edad y el envejecimiento suelen aparecer con más antelación que en otras zonas. Por ello, es importante cuidarlos correctamente y productos específicos, así como no utilizar únicamente la crema o leche corporal que usamos para el resto del cuerpo. No está de más contar con sérum o crema hidratante específica para cuello y escote o hasta utilizar los mismos productos que usamos en cara para estas zonas. Estos nos ayudarán a mantener esta zona hidratada y nutrida, y disminuir la flacidez y primeras arrugas.

Brazos y dorso de manos
Son zonas que reciben un alto porcentaje de la radiación solar del día a día, pero en las que usualmente sólo aplicamos protector cuando vamos a la playa. La realidad es que esta exposición diaria, especialmente cuando manejamos en el carro , a pesar incluso de los vidrios oscuros, o caminando por la calle con blusas descubiertas, la que causa más daños en la piel de estas zonas, que se traducen en manchas oscuras y claras, flacidez, arrugas, resequedad, y pérdida de volumen en dorso de manos, y son áreas frecuentes de aparición de cáncer de piel y lesiones precancerosas.

Piernas
El cloro de las piscinas, la sal del mar, el contacto con la arena, el aumento de la sudoración, la exposición de la piel a agentes externos como la contaminación, el viento o el excesivo calor y, por qué no decirlo, la pereza de aplicar cremas en nuestro cuerpo para evitar esa sensación pegajosa una vez salimos a la calle, hacen que la piel se resienta mucho durante esta temporada. Las piernas son una de las zonas que más sufren el cambio de temporada y en mujeres es el área con más riesgo de padecer del cáncer de piel más peligroso: el melanoma. Por todo esto es imprescindible hidratarlas correctamente, especialmente al salir de la ducha, y aplicar protector solar cuando nos expongamos al sol, para que la piel esté nutrida y protegida. Para evitar esa sensación pegajosa, un truco es establecer el ritual por las noches, después de una ducha fría, y aplicar un aceite o crema ultrahidratante y regeneradora, que ayuda a hacer frente a los daños y haga efecto mientras dormimos.

Y por último no está de más mencionar otras dos zonas muy olvidadas que se afectan con más frecuencia en hombres de cabello corto como las orejas, y el cuero cabelludo en hombres o mujeres con calvicie. En ellas también se debe usar protector solar o sombreros que las cubran durante la exposición solar para evitar cáncer de piel que es bastante frecuente en ambas áreas.

Por Dra. Laura Porcell - Dermatología

Modificado por última vez elViernes, 31 Mayo 2019 14:14

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!