Piel atópica en niños: ¿Qué hacer?

  • Publicado en Niños

La dermatitis atópica es una condición de la piel, caracterizada por la inflamación crónica y que cursa con periodos de remisión y exacerbación, acompañado de prurito (picazón) y antecedentes familiares o personales de atopia (dermatitis atópica, rinitis alérgica o asma). Puede presentarse desde cualquier edad, por lo que también es posible verla en bebés y niños. De hecho, es más frecuente en la infancia. Casi el 85% de los casos se presentan antes de los 5 años de edad.

De acuerdo con la dermatóloga Dalila Mirones, es necesario tener en cuenta que existen criterios clínicos para el diagnóstico. Un paciente que tiene la piel seca o que en algún momento ha tenido un brote, no necesariamente es un paciente con dermatitis atópica.

Según explica, la dermatitis atópica tendría las siguientes manifestaciones clínicas:
- Eccema: lesión que aparece en áreas de la piel específicas según la edad del paciente. Son placas de inflamación cutánea (enrojecimiento), que pueden tener papulo-vesículas o costra. Piel seca generalizada.
- Prurito: siempre va a existir la “picazón” y en muchos casos es tan severa que afecta las actividades diarias del paciente, incluyendo el sueño.
- Curso crónico: con brotes que se presentan en periodos de exacerbación y remisión.

Adicional a lo anterior, "algunos pacientes pudiera presentar otros síntomas como ictiosis (piel seca o escamosa), pitiriasis alba (manchas secas, como escamas y pálidas), queratosis folicular (pilaris o “piel de gallina”), entre otros", señala la doctora.

Diagnóstico y tratamiento
La Dra. Mirones precisa que si bien el diagnóstico de la dermatitis atópica incluye algunos examenes de laboratorios, en los que es posible encontrar aumento de la IgE; el mismo se confirma mediante la evaluación clínica.

La dermatitis atópica tiene causas multifactoriales, entre la que están la predisposición genética; ya que se estima que lrededor de entre 40 al 60% de los pacientes presentan antecedentes familiares de atopia; las alteraciones bioquímicas de la barrera cutánea y las alteraciones inmunológicas.

Respecto al tratamiento, la dermatóloga expresa que por tratarse de una enfermedad crónica e incurable, el mismo está dirigido a restaurar la función de barrera cutánea, y con ello mejorar la calidad de vida y evitar complicaciones.

"Es importante que los familiares y el paciente sepan que se trata de una enfermedad que no podremos curar, pero que si podemos controlar y que con el tiempo, los cuadros mejorarán. Lo más importante es el cuidado diario de la piel, lo cual logramos con el uso de jabones syndet y emolientes. También es recomendable no bañarse mucho, máximo dos veces al día, con agua fresca y no más de 10 minutos. El jabón y la hidratación es clave. Por ello, deben paciente debe utilizar el jabón indicado y siempre luego del baño, el emoliente en todo el cuerpo y repetirlo las veces que sea necesario", explica.

El uso de antiinflamatorios locales como los corticoides en crema o los inhibidores de la calcineurina son parte del tratamiento. De acuerdo con Mirones, estos medicamentos siempre se utilizan en la fase aguda del brote, siguiendo las indicaciones del médico especialista. El uso de antihistamínicos orales también pueden ser recetados, ya que con ellos se reducir la picazón, y es recomendable los de primera generación que causan leve sedación y ayudan a dormir, para evitar el rascado intenso.

"El tratamiento debe de ser explicado y llevado por el medico especialista. El familiar poco a poco aprenderá y se hará experto, pero no se debe automedicar, ya que el abuso de medicamentos siempre representa un riesgo para nuestros pacientes", enfatiza.

Complicaciones
Las complicaciones más frecuentes de la dermatitis atópica son: La sobreinfección bacteriana por el rascado intenso y en estos casos requeriríamos del uso de antibióticos orales o intravenosos, según la edad y compromiso. Infecciones virales y por hongos pueden presentarse como cuadros muy generalizados, por lo que la atención y manejo temprano es necesario. También podemos observar manchas post inflamatorias, lo cual es frecuente en las áreas de brotes constantes.

"El manejo de estos pacientes requiere atención multidisplinaria, médico pediatra, dermatólogo, alergólogo y en casos severos apoyo psicológico para el paciente y la familia. Lo más importante es estar informado, conocer la enfermedad y así hacerle frente en el entorno familiar", dice Mirones.

Leer más..

La dermatitis atópica requiere de atención integral

  • Publicado en Adultos

"La Dermatitis Atópica (DA), la forma más común de eccema, es una enfermedad crónica, sistémica e inflamatoria de la piel, impulsada en parte por una respuesta excesiva del sistema inmunitario conocida como inflamación tipo 2.1 En sus formas más severas hay brotes y erupciones cutáneas impredecibles que pueden cubrir gran parte del cuerpo, acompañándose con picazón intensa y persistente, resequedad importante, grietas, enrojecimiento, costras y exudación".

Así lo expresa un comunicado de prensa emitido y enviado a este medio por Sanofi, que señala además que -de acuerdo con el Dr. Luis Sarmiento, Medical Manager Immunology de Sanofi Genzyme en la región Pacífico & Caribe-, cuando la DA no se controla adecuadamente, causa trastornos del sueño, síntomas de ansiedad, depresión y sentimientos de aislamiento, con un importante impacto físico, emocional y psicosocial.

La nota de la farmaceútica destaca en esta ocasión los retos que enfrentan los pacientes con DA, entre los que están: 

Retos físicos para la salud
Control de la enfermedad: Las terapias tópicas y sistémicas para la DA tienen diversos perfiles de riesgo/beneficio, pero con frecuencia la respuesta es variable y los efectos adversos asociados intolerables, lo que dificulta lograr el control adecuado.

Infecciones en la piel: La picazón intensa y el rascado pueden debilitar las diferentes capas de la piel, facilitando la entrada de gérmenes y aumentando el riesgo de infecciones. Este riesgo es mayor en los pacientes con DA moderada a severa.

Comorbilidades atópicas: La mayoría de los pacientes con DA moderada a severa experimentan otras enfermedades alérgicas, tales como asma, rinitis y alergias alimenticias, que son manifestaciones de la misma alteración del sistema de defensa del organismo.

Retos para el bienestar
Perturbaciones del sueño: La picazón y rascado nocturno a menudo conducen a la pérdida del sueño, lo que se traduce en cansancio, afectando el desarrollo de las actividades diarias, incluyendo el rendimiento en el trabajo (adultos) o la escuela (niños).

Interacción social: Los síntomas y lesiones visibles a menudo hacen que las personas se sientan incómodas con su apariencia; esto puede provocar angustia, aislamiento, pérdida de productividad laboral y dificultad para relacionarse.

Efectos que ha tenido la situación de epidemia: algunas de las medidas preventivas ante la llegada de la COVID-19, como el lavado frecuente de manos puede tener efectos no deseados en los pacientes con DA. “La frecuencia y el uso de algunos jabones, desinfectantes o geles alcoholados pueden activar el círculo del rascado como respuesta a la picazón lo que empeora los signos y síntomas en la piel provocando más inflamación. Las lesiones de la piel son solo un signo visible de lo que sucede en las capas mucho más profundas de la misma”, explicó el Dr. Sarmiento.

Impacto social
Productividad social: La productividad laboral se ve comprometida significativamente en pacientes con DA, especialmente durante los brotes. Se ve mayormente afectada por el aumento del número de días de incapacidad o enfermedad.

Gastos en salud: El tratamiento de Dermatitis Atópica, especialmente cuando no se controla adecuadamente, es una carga económica para los pacientes, los cuidadores y los sistemas de salud. Además, a medida que la enfermedad empeora la carga económica también aumenta.

La marcha atópica
La palabra “atopia” se refiere a una tendencia individual o familiar a desarrollar afecciones alérgicas, también conocidas como atópicas. Para la mayoría de los pacientes con DA su aparición ocurre durante la niñez, y puede persistir como una enfermedad crónica hasta la adultez; sin embargo, la aparición de DA durante la adultez es posible.

Varios estudios longitudinales han brindado evidencia para afirmar que los pacientes con DA tienen un riesgo mayor de desarrollar otras enfermedades atópicas, incluidos asma o rinitis.

La DA es frecuentemente la primera manifestación de atopia en la vida del paciente, lo que sugiere que la DA podría ser un punto de partida para el desarrollo posterior de enfermedades alérgicas o atópicas. La alergia a las comidas puede coincidir con la DA, y después se puede desarrollar asma o rinitis.

La innovación médica
El desarrollo de innovaciones en medicamentos está permitiendo un cambio de paradigmas en el tratamiento de la dermatitis atópica severa. El Dr. Sarmiento refiere que los tratamientos biológicos ya permiten modificar las alteraciones inmunológicas que produce la enfermedad. “En vista de que las terapias actuales no han logrado un control total de la enfermedad, la ciencia ha ido buscando opciones innovadoras que permitan al paciente un mayor control de su enfermedad y, por ende, una mejor calidad de vida”.

Leer más..
Suscribirse a este RSS

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

Log in

create an account