Tiroiditis de Hashimoto y su manejo

En ocasiones, sin causa conocida, nuestro sistema inmunitario ataca por error a algunos órganos de nuestro cuerpo, afectando su funcionamiento. Las enfermedades o condiciones derivadas de esta causa se conocen como autoinmunes y la enfermedad de Hashimoto es una de ellas.

En este caso, el sistema inmunitario ataca a la tiroides, una pequeña glándula ubicada en la base del cuello debajo de la nuez de Adán. La glándula tiroides forma parte del sistema endocrino y es la responsable de la producción de hormonas que intervienen en importantes funciones del cuerpo, como la frecuencia cardíaca, las concentraciones de colesterol en la sangre, el mantenimiento de la temperatura corporal, el funcionamiento del tracto gastrointestinal, la memoria, el metabolismo, el peso corporal, el desarrollo de fuerza muscular y el nivel de calcio en la sangre, entre otros.

La Enfermedad de Hashimoto, también conocida como Tiroiditis Crónica o Tiroiditis linfocítica crónica, a menudo produce una glándula tiroides hipoactiva (hipotiroidismo). Se trata de la causa más frecuente del hipotiroidismo en los niños y los adolescentes en Estados Unidos. Es más frecuente en mujeres y en niños con antecedentes familiares de enfermedad de la tiroides.

Desarrollo y sintomatología
La enfermedad de Hashimoto se desarrolla lentamente, por lo que es posible que pasen meses o años sin poder detectarla.

En muy raras ocasiones, puede estar relacionada con otros trastornos endocrinos ocasionados por el sistema inmunitario. Puede presentarse paralelamente con cuadros de insuficiencia suprarrenal y diabetes tipo 1. En estos casos, la afección se denomina síndrome autoinmunitario poliglandular tipo 2 (PGAII, por sus siglas en inglés). También en muy pocas ocasiones, el paciente puede desarrollar linfoma o cáncer de la tiroides.

Entre los principales síntomas, están los siguientes: estreñimiento, dificultad para concentrarse o pensar, piel seca, cuello grueso o presencia de bocio, fatiga, pérdida de cabello, menstruación irregular o abundante, intolerancia al frío, aumento de peso leve y glándula tiroides pequeña o encogida (en las últimas etapas de la enfermedad).

Pruebas diagnósticas
El diagnóstico de la Tiroiditis de Hashimoto contempla la realización de exámenes de laboratorio, para determinar el funcionamiento de la tiroides. Estos exámenes abarcan: T4 libre, TSH (Hormona estimulante de la tiroides en suero), T3 total y Autoanticuerpos tiroideos.

Generalmente no se necesitan estudios de imagen, ni biopsia de punción con aguja para realizar el diagnóstico; sin embargo, el ultrasonido podría mostrar una glándula tiroides con aumento de tamaño y de la vascularización al inicio de la enfermedad.

Cabe destacar que esta enfermedad puede incluir en los resultados de otros exámenes de laboratorio como el conteo sanguíneo (hemograma) completo, la prolactina en suero, el sodio en suero y el colesterol total. (Quitar todo esto, no lo entiendo).

Tratamiento
El tratamiento de la enfermedad de Hashimoto está enfocado principalmente mejorar la condición de hipotiroidismo que se desarrolla, ya que sin tratamiento puede afectar la manera en que funciona el organismo, incluyendo la forma en que el cuerpo utiliza los medicamentos para tratar otras afecciones.

El niño con enfermedad de Hashimoto necesitará medicamentos de reemplazo de la hormona tiroidea (levotiroxina) y probablemente necesitará realizarse pruebas de sangre regulares, para revisar los niveles de medicamento en su organismo.

Es importante resaltar que no hay una forma conocida de prevenir este trastorno, por lo que estar consciente de los factores de riesgo puede permitir el diagnóstico y tratamiento temprano.

Por Dra. Cristina González - Endocrinología Pediátrica

Leer más..

Hipertiroidismo en la infancia

La glándula tiroidea está situada en la parte anterior y superior de la tráquea y segrega hormonas que influyen en el metabolismo y el crecimiento de los individuos, como lo es la hormona tiroidea. Esta hormona controla la velocidad del metabolismo del cuerpo, incluyendo la rapidez con la que late el corazón y la regulación de la temperatura corporal. Si la tiroides no funciona y produce demasiada hormona tiroidea, se desarrolla una condición denominada Hipertiroidimo y estas funciones se aceleran.

Leer más..

Nódulo tiroideo solitario

El nódulo tiroideo solitario es un adenoma o nódulo benigno (no cancerígeno) presente en la glándula tiroides, que refleja función autónoma en la gammagrafía, que generalmente conlleva al desarrollo de una condición llamada hipertiroidismo. En la mayoría de los casos, su causa está asociada a una mutación somática del receptor de la hormona TSH o del gen de la proteína G (su subunidad α) asociada al receptor. A diferencia del bocio multinodular, el nódulo tiroideo solitario no tiene relación con la deficiencia de yodo.

Leer más..
Suscribirse a este RSS

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard